Tragedias

16_Opinión_20_1,p01


Cuba y Estados Unidos fueron abatidos el viernes por sendas tragedias al precipitarse a tierra un avión con 104 pasajeros y seis tripulantes, minutos después de despegar del aeropuerto Jose Martí, en La Habana, y cuando un menor de 17 años mató a balazos a nueve estudiantes y un docente en una escuela secundaria de Texas.

Las autoridades cubanas reportaron la muerte de 107 personas de los 110 ocupantes del Boeing 737 de la aerolínea Mexicana Global Air, operado por Cubana de Aviación, con tripulación azteca, que se precipitó sobre una plantación de yuca.

Un estudiante armado con fusil de asalto, pistola y bombas de fabricación casera irrumpió en la secundaria de Santa Fe, en las afueras de Houston, Texas, y mató a nueve de sus compañeros y a un profesor, además de herir a otras diez personas entre alumnos y policías.

Este año se han registrado veintidós tiroteos en centros docentes de Estados Unidos, escenificados por estudiantes que acribillan a balazos a compañeros y maestros, como ocurrió en la secundaria de Santa Fe, donde la Policía apresó vivo al agresor.

Los votos de pesar y solidaridad van hoy dirigidos a Cuba, abatida por la muerte de más de cien personas en un accidente de aviación, y a Estados Unidos, que de nuevo sufre otra desgracia provocada por adolescentes armados que disparan a mansalva en escuelas y universidades contra estudiantes y profesores.