Verdadera fuerza política



Con el paso del tiempo el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), otrora organización de cuadros políticos, ha logrado crecer y madurar hasta convertirse en una maquinaria política extraordinaria, con un peso específico dentro de la sociedad como nunca antes se había visto en la República Dominicana, ni siquiera en las décadas gloriosas del PRD o del PRSC.

Lo del pasado domingo 5 del corriente mes no fue casual. Prácticamente los peledeístas movilizaron al país entero.

Mientras por un lado el doctor Leonel Fernández y los suyos celebraron un encuentro patriótico, en defensa de la constitución y la reconfirmación de sus aspiraciones con posibilidades reales y contundentes de volver a ser presidente los dominicanos; acto que por su grandeza parecía un cierre de campaña.

Por el otro lado, también el PLD, llevó a cabo la realización de siete actividades en apoyo a la obra de gobierno del presidente Danilo Medina en diversas provincias y fuera del país. La cual, en honor a la verdad, es aceptada positivamente por la mayoría de los dominicanos.

Quienes apuestan a la división de los morados se quedarán con las caras largas y tristes. La unidad prevalecerá dentro del PLD por encima de los intereses particulares.

Leonel y Danilo no sólo han leído con espíritu crítico a su maestro Juan Bosch; sino que, además, estoy completamente seguro que también por sus manos han pasado el «Segundo tratado sobre el gobierno civil» de John Locke, el«Leviatán» de Thomas Hobbes y el «Contrato Social» de Jean-Jacques Rousseau.