Vivencias cotidianas de allí y aqui



La violencia de género no es siempre física  III

Existen siete pilares que permiten identificar una relación personal o laboral violenta.
Violencia no es sólo recibir agresión física, también recibirla en otros aspectos que pueden ser igualmente perjudiciales.

-Celos y control excesivo. Un vínculo violento puede comenzar con actitudes escondidas como amorosas y atentas. Por ejemplo, alguien infantil, inseguro de sí mismo siente que debe controlar cada paso que da su pareja. Para ello puede utilizar el Whatsapp, registrar su cuenta de Facebook, etcétera.

Para accionar: apenas comiencen esta clase de actitudes, anímate a delimitar tu espacio personal. No estás para satisfacer los caprichos infantiles de tu pareja, sino para enriquecer el vínculo.

-Humillación y crítica mordaz. Esta es una de las maneras más poderosas para generar desánimo, depresión y malestar que alguien puede manifestar de forma habitual cuando, de manera continua, se niega a reconocer sus cualidades e insiste en subrayar sus defectos y/o dificultades.

Cuando se ejercen recurrentemente la burla y el humor irónico forman parte de este “pack tóxico del amor”. Para accionar: comienza a examinar tus diálogos internos descalificadores. Este es el primer paso positivo para contener la violencia verbal de tu pareja.

-Manipulación mediante diversos medios (económicos, emocionales, vinculares). En una relación de pareja, un signo claro de violencia es aquel donde se intenta manipular y presionar a la pareja a través del dinero. Esto se puede efectuar cortándole la tarjeta de crédito, negándose a darle dinero o demostrando que solo cumpliendo su voluntad se será “generoso”.

Para accionar: genera tu propio dinero y deja de depender totalmente de tu pareja. Aunque también sin ganar dinero, es importante que hables de ello y plantees tu malestar. Si percibes trucos manipuladores hazlo saber claramente y si persisten es tu decisión lo que harás frente a ellos.

-Indiferencia afectiva premeditada. Se ejerce violencia en el amor cuando intencionadamente se niega a manifestar las mínimas expresiones de afecto hacia la pareja.

La indiferencia emocional deliberada consiste en la actitud de tu pareja de negarse a manifestarte cariño de manera sostenida.

Para accionar comienza por brindarte amor a ti mismo. ¿Qué te hace sentir bien? Haz una lista de cinco cosas simples que alimentan tu alma y comienza a practicarlas. Busca apoyo de tus amistades para llevar adelante esta tarea. Comenzando a tratarte con afecto dejarás de aceptar la falta de amor de tu pareja. (Continuará)