Antes y después de Google



Cuentan que cuando al despacho del doctor Balaguer iban con un titular de un periódico que retrataba un hecho que no favorecía su administración, el mandatario compelía al emisario a citarle el titular de memoria del mismo periódico de la edición de ayer.

El viejo zorro tenía entendido que se podía con la información jugar al tiempo, ya que la edición del periódico del día era sepultada por la siguiente. Y como el papel periódico se caracterizó por tener tanto uso, a veces la noticia fallecía al instante.

Cuenta Juan Luis Cebrián, ícono del periodismo español que fue fundador y director del periódico El País, que una mañana al llegar a su casa después de haberle cogido la madrugada en el cierre del periódico, encontró la portada de esa edición del día tirada en el piso para ser pisada, ya que había sido leída por el sereno, el guardián de lugar.

El Pintor Miguel Núnez, quien tuvo que leerse varias biografías de Juan Pablo Duarte para inspirarse en sus cuadros, nos recuerda siempre que el Patricio se enteró de que en el país había estallado la Guerra Restauradora cuando fue a comprar a una bodega en un campo de Venezuela y le envolvieron el producto en un papel del periódico que llevaba un título que daba cuenta del acontecimiento histórico, y decidió regresar a ponerse de nuevo al servicio de la patria.

El salsero Héctor Lavoe, quien se autodefinió como el rey de la puntualidad porque le atribuía las llegadas tarde a sus fiestas a que sus fanáticos llegaban muy temprano, pegó entre su repertorio la canción “Tu amor es un periódico de ayer”.

Pero las cosas han cambiado y la edición digital de los periódicos vienen ganándoles la batalla a las ediciones físicas y las informaciones se prolongan en el tiempo, dándole la oportunidad a las personas a recurrir a ellas.

El 22 de agosto de 2013, un jueves, Juan Bolívar Díaz tuvo un accidente de tránsito y creo que tiempo después él mismo daba cuenta de personas que se le acercaban a lamentarse de algo que hace tiempo había pasado, a lo que tendrá que acostumbrarse el Torito, quien la semana pasada tuvo también un accidente de tránsito que se hizo viral.

Lo que ha pasado con las ediciones de los periódicos que uno puede recurrir a ellas cuando amerite volver a una información, también ha afectado beneficiosamente a las canciones. Antes nos lamentábamos de que nos cogiese un domingo el sueño y nos perdiéramos el programa de radio “Un hombre, una voz y una guitarra”, del extinto Guillermo Hénriquez y su pasión por José Feliciano.

Ya no se puede sepultar la edición del periódico de ayer porque queda colgada en la web.

Entonces no fueron exagerados los creadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, cuando proclamaron que al nacer buscador ya la historia de la humanidad no se puede dividir antes y después de la escritura, sino antes y después de Google