Articulistas Opinión

Balaguer gobernó para todos

Balaguer gobernó para todos

Manuel Fermín

A veinte años de su muerte y cuando la acción sedante del tiempo permite depurar los hechos y juzgarlos desapasionadamente, no he querido privarme de la alegría de reconocer su legado.

Antes y después de su muerte vemos como algunos “historiadores” pretenden hacernos entender que Balaguer se destacó como un inductor de abusos en sus gobiernos; todo un cazaizquierdistas y protector de la corrupción, haciendo de esta la piedra angular de sus mandatos. Los juicios parten de los prejuicios.

La sociedad nuestra que ama el poder, pero también la libertad, comenzó a experimentar vida democrática después de 1961, y aunque no tuvo tiempo de afianzarse en ella por el golpe de Estado de 1963, comenzó a desconfiar del poder que consideraba demasiado intoxicante y abusivo, y vino Abril del 1965 y la intervención.

Las preocupaciones de paz, seguridad, y la economía es la herencia que recibe Balaguer, y consciente de la tolerancia de gente y partidos hacia la corrupción, entendió que no solo le convenía conquistar el poder, sino retenerlo todo lo posible para iniciar el desarrollo sostenido y salir de una sociedad subdesarrollada.

Esto obligó a la “democracia con fuerza”, pero no iliberal pues no utilizó el pretexto de defender los intereses económicos nacionales concentrando el poder económico de grupos en el Gobierno en alianza con él.

Tampoco quiso desmantelar y aniquilar la oposición ni asegurarse el control de los medios de comunicación ni el sometimiento de la sociedad civil. La realidad es que hoy con silencioso orgullo se yerguen sus obras colosales, todo un formidable esfuerzo con ahorro interno y austero gasto público.

La verdad histórica es que la Republica Dominicana que asumió Balaguer respondió al reto político y la estrategia de él. La democracia posible. Su pasión y entrega fueron la soberanía, los recursos naturales, los pobres, y el desarrollo integral e inclusivo sin caer en pasiones de nacionalismo ideológico ni religiosos.

Manuel Fermín

Manuel Fermín