Mundo

Bulgaria, al borde de las terceras elecciones en seis meses

Bulgaria, al borde de las terceras elecciones en seis meses

epa06367016 Bulgarian President Rumen Radev speaks to the media following his meeting with French President Emmanuel Macron (not pictured) at the Elysee Palace in Paris, France, 04 December 2017. Rumen Radev is on a State visit to France from 04 to 06 December 2017. EPA/YOAN VALAT

(EFE).- El presidente de Bulgaria, Rumen Radev, entregó el tercer y último mandato para formar Gobierno al Partido Socialista (BSP), que tiene casi imposible lograr una mayoría parlamentaria y evitar así las terceras elecciones en medio año.

El BSP, que quedó tercero en las elecciones del 11 de julio, asumió el encargo después de los intentos fallidos de la formación ganadora, la populista Existe Tal Pueblo (ITN), y el conservador Ciudadanos para el Desarrollo Europeo de Bulgaria (GERB) del ex primer ministro Boiko Borisov.

Vetos cruzados

Los vetos cruzados, la incapacidad para pactar y lo fragmentado de un Parlamento con seis partidos, sin una formación claramente predominante, han llevado al actual marasmo del que la mayoría de los analistas no ve otra salida que una nueva convocatoria electoral en Bulgaria.

Con todo, la líder socialista, Kornelia Ninova, sondeará a las tres formaciones que surgieron de las protestas anticorrupción del año pasado contra el entonces Gobierno de Borisov para negociar la creación de una coalición.

Esas tres formaciones, la vencedora ITN, y dos partidos menores, la conservadora Bulgaria Democrática y la izquierdista ¡Levántate Bulgaria!, resultan imprescindibles para que el BSP forme Gobierno.

“No estableceremos ninguna condición previa, ni presentaremos nominaciones preliminares a jefe de Gobierno y ministros. Buscaremos consenso sobre esos temas”, dijo Ninova como muestra de su compromiso por el diálogo.

Pero los analistas no han tardado en afirmar que esa coalición es más bien ilusoria ya que dos de las tres formaciones protesta, incluida ITN, ya han descartado cualquier acuerdo con los socialistas, sobre todo por la postura prorrusa del BSP y sus conexiones con el antiguo régimen comunista.

 Para esos tres partidos protesta, los socialistas forman parte del mismo sistema corrupto que el GERB de Borisov, al que critican por haber gobernado para una oligarquía económica que domina el país más pobre de la Unión Europea (UE).

A su vez, los socialistas se han negado a negociar con el GERB, que ha dominado la política búlgara los últimos doce años, ni con el Movimiento de los Derechos y Libertades, de la minoría turca, por considerar a ambos corruptos.

Fracasos en cadena

El ITN, dirigido por el presentador y cantante Slavi Trifonov, fue el primer partido en fracasar en su intento de formar Gobierno y, según los analistas, cometió importantes errores por su falta de experiencia política.

 El GERB, por su parte, devolvió el encargo nada más recibirlo, esgrimiendo también la falta de respaldo porque no contaba con el apoyo de ni un solo partido.

 En caso del probable fracaso de la formación de Gobierno, el presidente no tendrá otra opción que disolver el Parlamento, probablemente el 15 de septiembre, y convocar elecciones en otoño.  

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos