Articulistas

Catalejo: Violencia sexual

Catalejo: Violencia sexual

Anulfo Mateo Pérez

(1 de 3)

La OMS define la violencia sexual como todo acto no deseado, tentativa de consumarlo, comentarios o insinuaciones sexuales, acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona por otra, mediante coacción, sea esta de carácter psicológico o físico.

Este concepto se establece, sin importar la relación de la persona que ejerce la violencia  en cualquier ámbito donde se ponga en práctica, incluidos el hogar y el lugar de trabajo.

La coacción en el acto de violación se tienen en cuenta el uso de grados variables de fuerza, intimidación psicológica, extorsión, amenazas, como es el caso de daño físico; de no obtener un trabajo o una calificación.

Puede ocurrir violencia sexual si la persona no está en condiciones de dar su consentimiento, verbigracia cuando está ebria, bajo los efectos de un estupefaciente, dormida o mentalmente discapacitada.

Sin embargo, existen otras definiciones al margen de este organismo, que limita la violencia sexual cuando el violador incluye la fuerza o amenaza de violencia física, lo cual considero inexacta.

Es obvio, que los conceptos al respecto no tienen en cuenta aspectos no sólo legales, sino científicos, como es el caso de limitarlo a que “una mujer fue forzada físicamente” a sostener relaciones sexuales.

Contrario a la cultura de muchos países, se considera violencia sexual a los actos que van desde el acoso verbal a la penetración forzada y a tipos de coacción, desde la presión social a la intimidación a la fuerza física.

Anulfo Mateo Pérez

Anulfo Mateo Pérez