Articulistas Opinión

Cocó y Alfredo

Cocó y Alfredo

Chiqui Vicioso

Recientemente se celebró en el Centro Cultural de España una exposición retrospectiva sobre el Taller de Serigrafía Artística de Alfredo Cordero y Cocó Felix Gontier. La exposición llamada “Umbral del despegue” celebra la trayectoria de estos dos hermanos que han adquirido fama como los mejores impresores del Caribe.

Por las instalaciones de la serigrafía transitan los mejores grabadistas de Puerto Rico y Las Antillas, y solo para darles un ejemplo: La trilogia de héroes patrios de puerto Rico (Pedro Albizu Campos, Eugenio María de Hostos y Emeterio Betances) de Marcano, ganó fama regional por el nivel de detalle y la cantidad de colores: 126, solo en la serigrafia de Betances.

Empero lo mas importante de esta exposición no son solo los trabajos que exhibe, entre ellos El Dólar de Frank Almánzar, que le ganó el gran premio de la Bienal, sino la celebración de seis décadas de amistad entre estos dos artistas, que mas que amigos y colegas son hermanos, una amistad que se cimentó en el Liceo de la escuela Secundaria Juan Pablo Duarte, por obra y gracia del poeta haitiano Jacques Viau.


Desafecto del régimen trujillista, Alfredo comenta que Cocó le caía inicialmente muy mal porque iba impecable al Liceo, con corbatica de lazo y el pelo cuidadosamente peinado, mientras el llegaba sudado y con las botas llenas de lodo del servicio militar obligatorio. Es Jacques Viau quien lo saca de su error al darle a entender que Cocó era también un antitrujilista y asi se cimento una amistad indestructible entre los tres. Por eso la exposición esta dedicada a Jacques Viau y la inaugura un bellísimo poema de Juan Jose Ayuso.

Todavia hoy Alfredo se llena de lagrimas cuando recuerda a Jacques Viau y el dia en que un mortero le voló las dos piernas durante la guerra de Abril. “Sali corriendo, cuando lo supe, y lo encontré solo y muriendo. Aquí no ha pasado nada le dije, te reintegraras, y me dijo: No, yo solo llego hasta aquí”.

Artista de la cerámica, Alfredo cultiva con humildad un arte que solo disfrutamos algunos de sus conocidos, porque tiene el pudor de los hombres de su estirpe frente a la publicidad. Su objetivo es acompañar a Cocó en estos años de limitaciones físicas y confiar en que la vida le permitirá disfrutar de su hermandad por muchos mas años porque: Que seria de esta calle, de esta Zona Colonial, de esta Serigrafia sin la mirada de Cocó?.

Pocas hermandades perduran en el tiempo como la de estos dos amigos, quienes han enfrentado juntos todos los desafios, los creativos y los humanos, trabajando el color en todas sus vertientes, conscientes de que para la belleza no existe el paso del tiempo.

Chiqui Vicioso

Chiqui Vicioso