Cójanlo



Crisis avícola

 

En lo que constituye una constante el Ministerio de Agricultura garantizó que durante las navidades no habrá escasez de carne de pollo. Pero el suministro no significa que el sector, al menos según la Confederación Nacional de Productores Agropecuarios (Confenagro), pase por su mejor momento.

El precio de la carne blanca se ha mantenido en alza, pero el incremento no se ha traducido en beneficio para los productores, quienes dicen sufrir “la más grave crisis avícola de la historia”.

Sólo de septiembre a noviembre los avicultores dicen haber registrado pérdidas por 1,300 millones de pesos como resultado de la ausencia de políticas públicas, falta de planificación y las importaciones de pollos y partes del animal. Si en verdad el sector está en capacidad de satisfacer la demanda a precios asequibles esas masivas importaciones que se han denunciado deben discutirse.

Saben de sobra las autoridades que las importaciones sin control son un castigo para los productores. Si la intervención del presidente Danilo Medina es necesaria para evitar el colapso que anticipan los productores avícolas el mandatario no debe dudarlo un segundo.