Cójanlo



Sorprende inquietud

 

No deja de sorprender que la principal preocupación de la firma que audita el voto automatizado que se utilizará en las municipales de febrero sea la logística y el transporte de los equipos antes que las condiciones del sistema para garantizar unas votaciones diáfanas.

Al menos es lo que ha expresado el director de informática de la Junta Central Electoral (JCE), Miguel Ángel García, con relación a la evaluación de los aparatos iniciada por la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES).

Según García, la comisión de la IFES externó su preocupación al visitar el almacén donde están guardados los equipos para las próximas votaciones. Un detalle importante, sin embargo, es que no se trata de una misión clandestina.

El funcionario citó que el equipo de investigación está integrado por Sophie Lagueny, que es la jefa, y por Jason A. Grullón, Michael Walker y Jack Cobb.

De todas formas hay que esperar que concluya la evaluación, cuyos resultados serían entregados este viernes, antes de formular cualquier opinión. Es obvio que por las presiones que han rodeado la evaluación técnica sobre los resultados hay muchas expectativas.