Cójanlo



Desaire a Pompeo

 

Tal vez por primera vez en muchos años una gira de un canciller estadounidense, como la iniciada por Mike Pompeo en Jamaica, ha sido cuestionada por pequeños países de la región.

La Comunidad Económica del Caribe (Caricom) decidió no asistir al encuentro bajo el argumento de que con la reunión de Jamaica el jefe de la diplomacia de Estados Unidos solo buscaba dividir a la región. Es obvio que se refería al problema de Venezuela y Nicaragua, así como a la crisis en Bolivia que culminó con la renuncia del presidente Evo Morales.

El caso es que el Gobierno de Trinidad y Tobago no envió representante para reunirse con Pompeo ni tampoco el de Granada. El canciller de Antigua y Barbuda decidió no asistir inconforme por la forma en que se invitó al encuentro a los países del Caricom.

La primera ministra de Barbados y actual presidenta de la entidad explicó que la ausencia de los cancilleres se corresponde con la línea del Caricom de abordar sus relaciones no de manera individual, sino en bloque. Al entender que el encuentro con Pompeo no era beneficioso el bloque, que tiene su propia posición, simplemente tomó la decisión de no hacerle el juego.