Cójanlo



Tránsito letal

 

Los accidentes de tránsito con saldos fatales se han afianzado como una epidemia que las autoridades no acaban de controlar con medidas realmente eficaces.

La alarma se dispara cada vez que ocurren sucesos como el vuelco en que murieron seis personas en la carretera de Monte Plata o el triple choque en que perdieron la vida otras cinco en la autopista Duarte, próximo a Bonao.

Pero a diario se registran accidentes en que muere o resulta herida alguna persona, regularmente protagonizados por motoristas. La sangre que se ha derramado en las carreteras es cuantiosa sin que de momento haya la manera de reducir el número de accidentes.

En el último suceso que ha sonado la alarma dos hombres perdieron la vida calcinados tras chocar el vehículo en que viajaban con autobús y luego incendiarse. El suceso ocurrió en la zona de El Número de la carretera Baní-Azua.

Tantos accidentes de tránsito en calles y carreteras son para que las autoridades presten la debida atención a la circulación de vehículos.

Los sucesos no son causados por fenómenos naturales, sino por imprudencias, malas condiciones mecánicas de los vehículos o falta de señalización o algún problema en las vías.