Editorial Opinión

Cólera de las bandas

Cólera de las bandas

El cólera, que hace doce años causó más de diez mil muertes en Haití, ha resurgido en dos zonas de Puerto Príncipe que están bajo control de bandas armadas, lo que dificulta gravemente el acceso de la ayuda a la población, como ha denunciado la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cuando la OMS evaluaba declarar a Haití libre de esa enfermedad después de tres años sin reportar incidencias, inesperadamente reapareció, con riesgo de extenderse rápidamente a causa del bloqueo impuesto por grupos vandálicos en los barrios Cité Soleil y Carrefour Feuille, epicentros del brote.

Esa epidemia de cólera, que se originó en 2010 en un contingente militar de la Organización de Naciones Unidas (ONU), se extendió a República Dominicana, donde causó muertes y obligó a las autoridades a aplicar un rígido programa de control sanitario con una inversión superior a los dos mil millones de pesos.

El Ministerio de Salud Pública esta compelido a levantar en lo inmediato un cordón sanitario a lo largo de la frontera terrestre con Haití y disponer protocolo de prevención contra el cólera en todos los hospitales de la región, así como en aeropuertos, puertos y puestos de chequeos migratorios para evitar que la enfermedad penetre a territorio nacional.

Te puede interesar leer: Viajes en yola

El brote de cólera se expande en Haití a la par con el recrudecimiento de una dilatada crisis matizada por saqueos, marchas de protestas, huelgas, escasez de combustibles, cierre de hospitales y enfrentamientos entre bandas y policías o entre grupos armados rivales.

En ese contexto de violencia y anarquía ha sido tarea difícil para la OMS distribuir ayuda a la población, lo que explica que una enfermedad de la que se puede recuperar con relativa facilidad, se expande con secuela de muertes en zonas de la capital haitiana bajo control de bandas armadas.

El progresivo deterioro social, institucional, económico, de salud y de seguridad pública que padece Haití, obliga al gobierno dominicano a levantar cordones de seguridad fronteriza para evitar riesgos de descontrol migratorio, sanitario, lo que debe aplicarse en un contexto de moderación y solidaridad.

Sin comparar el brote de cólera que ha causado al menos ocho fallecimientos en Puerto Príncipe con la epidemia que hace doce años, requiere que autoridades dominicanas actúen con presteza y diligencia en la ejecución de un programa de prevención que evite el ingreso del cólera por la frontera o por cualquier otro lugar.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos