Como cada domingo



Con motivo del final de este 2018, ahora cuando por mecanismos culturalmente establecidos, se renuevan los ímpetus de la fe y la esperanza de esperar lo mejor del tiempo nuevo que llega, me parece que una oración adecuada para levantar este final de año, es la balada acústica “Me rindo”, del grupo Alfareros que es, desde hace bastante tiempo, la máxima expresión del arte musical pop del mundo católico en el país, y que ahora nos sorprende gratamente, tras el lanzamiento de su producción más reciente, 70 veces 7, que hemos comentado hace meses con motivo su lanzamiento, con uno de los videos clips más impresionantes que hemos visto este 2018: “Me rindo”.(Junior Cabrera/Katia del Cid) pieza de entrega total al poder sanador y revivificado de Jesús, despojado de los signos de propiedad, cuando ya no hay más fuerzas para resistir.

PÁGINA 31 SOSA

El texto de “Me rindo” es inspirador, con una belleza poética con la capacidad interpretativa de la vocalista guatemalteca Katia del Cid, dulce y sostenida voz una soprano afirmada y dulce, con registros agudos, tiernos.

El video clip (Jansel Santana), es un homenaje tanto a la fe cristiana por su nitidez de imagen y la dirección de arte que penetra paulatinamente y fases sucesivas, agregando elementos que dicen todo, sugiriendo el paso de las cuatro estaciones.

“Me rindo” eleva la producción musical cristiana a un nivel tal que solo queda agradecer el que se haya podido hacer. (Vea el video en la página web de Alfareros, o en YouTube). Es la mejor oración que todos debíamos entonar para finalizar el 2018 e iniciar el 2019.