Como cada Domingo



Acroarte es una sola institución.

Una organización con una trayectoria cargada de trabajo, éxitos, fallos, tal cual es toda entidad compuesta por un elemento básico limitado: seres humanos.

Alexis Beltré y Fausto Polanco, deben priorizar las propuestas alcanzables y desarrollar una campaña, como es de esperarse, ajustada a los cánones de transparencia y respeto por el contendiente.

Ambos deben motivar una campaña limpia y propositiva en la cual el respeto a la competencia sea la constante, es claro que los dos tienen conciencia de esto.

Conozco a ambos candidatos, los valoro, siento que los dos tienen genuino interés en aportar con su trabajo al crecimiento de las metas institucionales de Acroarte.

Y ambos deben convencernos con propuestas. Me he acercado a ambos para conocer sus propuestas y plantear mis ideas y escuchar la de quienes se congregan en torno a los dos.

Me parece que cualquiera puede hacer una gran labor. Fausto Polanco y Alexis Beltré son excelentes candidatos. Ambos deben convencernos con sus propuestas, de votar por ellos.

Ambos deben motivar a quienes les siguen a que no incurran en denostar, personalizar negativamente la competencia. Ambos deben desautorizar los ataques personales (muy difíciles de controlar), desde las redes sociales, que por su naturaleza están abiertas a todo el que tenga un celular.

Acroarte, al final es una sola. Y sus miembros y dirigentes desean lo mismo. Es saludable que haya propuestas, opciones.

Los tiempos electorales tienden a la radicalización, la intolerancia, los ataques y la exclusión de quienes “no están conmigo”. Grave error. Acroarte, no necesita nada que le reste.