Con la misma piedra

16_Opinión_12_1,p01


En mayúscula expresión de lo irracional e irresponsable, mentados grupos populares convocaron ayer a un paro de labores en la región norte, que resultó en un fracaso, pero tuvo un saldo trágico con la muerte a balazos de un joven en San Francisco de Macorís y al menos cuatro heridos.

Ese llamado a huelga fue hecho sin previa consulta a asociaciones de comerciantes, sindicatos, gremios ni juntas de vecinos, sin motivos suficientes o condiciones objetivas para acometer tal iniciativa, que no surtió efecto casi en ninguna parte.

Las autoridades investigan la muerte a tiros de Junior Féliz Sánchez, de 28 años, que sus familiares atribuyen a desconocidos que le dispararon cuando se desplazaba hacia el municipio de Tenares. Un abogado fue impactado en la cabeza y una mujer herida de bala en ambos brazos.

Pretender imponer por la fuerza un método de lucha basado en la violencia y la coacción constituye un recurrente error de grupos y movimientos que no alcanzan a aprender la fórmula de cómo se conquista el respeto y favor de la ciudadanía, sin incendiar neumáticos ni tirar piedras o tiros.

Ganarse el respeto

La representante de la Oficina Panamericana de la Salud (OPS), Alma Morales, asegura que las autoridades sanitarias han fortalecido sus capacidades en el manejo de la epidemia de dengue, que ha causado la muerte de nueve niños, según informes oficiales, pero que de acuerdo al cifras del Colegio Médico Dominicano (CMD) los fallecidos son 40.

Aunque la OPS afirma que el país ofrece respuestas efectivas frente a la epidemia, el CMD y connotados infectólogos, afirman lo contrario.

Lo que parece estar claro es que 2019 es un año epidémico y que existe un Reglamento Sanitario Internacional al que deben acogerse Salud Publica y el Servicio Nacional de Salud para enfrentar ese brote epidemiológico, pero la población no sabe a quién creer.

En vez de entablar estéril pugilato por determinar si Salud Pública miente o el CMD exagera, lo prudente sería que ambas instituciones se ganen el respeto de la colectividad aunando esfuerzo junto a la población para erradicar o disminuir el brote de dengue.