Pulsaciones

Crisis Haití: Control frontera

Crisis Haití: Control frontera

La tensión política que tiene a Haití al borde de un estallido social torna más que fundamental los controles fronterizos.

El Ejército y las autoridades dominicanas tienen que estar preparados para adoptar las medidas que aconsejen las circunstancias frente a cualquier brote que amenace la gobernabilidad en la vecina nación.

Desde antes del magnicidio del presidente Jovenel Moïse, Haití transitaba sobre un barril de pólvora alimentado por la inseguridad impuesta por las pandillas y por los aprestos de impulsar una reforma constitucional sin el respaldo de amplios sectores.

Con el asesinato de Moïse, ocurrido el 7 de julio en su residencia, la inestabilidad ha vuelto a planear sobre la nación por el supuesto encubrimiento de los autores materiales e intelectuales del crimen.

La versión de que el actual primer ministro Ariel Henry conversó en dos ocasiones tres horas después del asesinato con el presunto cerebro del magnicidio ha elevado más las tensiones en una nación estremecida por la pandemia de la covid y sus variantes, así por las devastaciones de un terremoto.

Las inundaciones de estos días han agravado los males de un país plagado de vicisitudes, en torno al cual la comunidad internacional no pasa de exhortaciones a la conciliación para celebrar elecciones. Como si las votaciones fueran la solución.

Con los conflictos que gravitan sobre la precaria estabilidad los militares tienen que estar alerta en la zona fronteriza, lo mismo que las autoridades para prevenir cualquier eventualidad.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos