Articulistas

Crónica del presente

Crónica del presente

Euclides Gutiérrez Félix

¿Hacia dónde vamos?

En múltiples ocasiones el autor de esta columna ha dicho, en actividades políticas y  académicas, que la República Dominicana es “un país pequeño, hermoso, productor, rico y valiente” y lo hemos ratificado porque no conocemos en términos regionales, ni en las islas del Caribe, ni en Centro América u otras partes del mundo, un Estado republicano, soberano que para fines de albergar una población de más de diez millones de habitantes, dos de los cuales viven en el exterior repartidos entre los Estados Unidos de América, España y otros pueblos del mundo, se desarrolle con responsabilidad. 

Debemos agregar, que en ningún otro pueblo de América, ni del mundo desde su génesis a partir del siglo XV, se ha enfrentado en la defensa de su integridad como Nación y después como Estado independiente en seis ocasiones a Ejércitos Españoles, Ingleses, Franceses, Haitianos, Españoles por segunda vez y tropas invasoras de los Estados Unidos de América.

El titular de esta columna pregunta hacia dónde va el pueblo dominicano, o podría decirse, hacia dónde empujan o arrastran a los dominicanos.

Anteriormente hemos saludados con respeto la advertencia que hizo Luis Abinader, Presidente de la República, a la posibilidad de que bandas criminales y de ladrones del ¨Conglomerado Humano¨ que equivocadamente se conoce con el nombre de República de Haití, de no pisar el territorio de los dominicanos para cometer sus fechorías porque serían enfrentados, como es tradición nuestra, por las Fuerzas Armadas de la Nación.

 RD ha  tenido que enfrentar poderosos ejércitos para defender su integridad

En nuestras manos están los ejemplares de este periódico El Nacional, de la semana pasada,  donde se anuncia que fueron allanadas decenas de viviendas y  negocios en Santiago y el Distrito Nacional que fueron  ocupados por las autoridades actuantes inversiones de 10 mil millones de pesos y la movilidad de bienes por valor de 500  millones de dólares en la llamada ¨Operación Falcón¨, que persigue el narcotráfico de drogas y lavado de activos.

Desde hace mucho tiempo, oíamos decir como se había introducido y extendido esa actividad  en territorio dominicano. Lo que realmente nos extrañaba era el atrevimiento y desparpajo con que actuaban los narcotraficantes y como obtenían los beneficios de la venta de esas mortíferas drogas  provenientes de América del Sur, principalmente de Colombia.

Debemos recordar que los  traficantes de drogas y lavadores de dinero del producto de las mismas, que el tráfico de drogas y lavado de dinero  hacen mucho daño a la humanidad y a nuestro país.

No aplaudimos la intervención de la DEA porque creemos en la Soberanía de nuestro territorio, como tampoco podemos ser indiferentes a la situación de narcotráfico y lavado de activos que destruye a este pueblo  ¨Legendario, Veterano de la Historia y David del Caribe¨.

Por: Euclides Gutiérrez Félix informació[email protected]

El Nacional