Cójanlo

Cuestionadas agencias

Cuestionadas agencias

No deja de ser racional el paso dado por el Gobierno de integrar en una sola agencia los distintos cuerpos de inteligencia que operan en el país.

Suerte que hace tiempo que se eliminó el siniestro servicio secreto de la Policía, cuya existencia solo lo justificaba la persecución de izquierdistas.

Pero el proyecto presentado por el Gobierno hubiera sido todavía más racional si en lugar de fusionar hubiera eliminado agencias que carecen de sentido.

Son los casos de organismos como A-2, de la Fuerza Aérea Dominicana (FARD); G-2, del Ejército; J-2, Ministerio de Defensa, y M-2, de la Armada. Todas esas agencias quedarán integradas a un nuevo organismo, que es la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI).

El proyecto de ley sometido por el presidente Luis Abinader tiene el sensato objetivo de adecuar el marco de los servicios de inteligencia, que serán una dependencia del Poder Ejecutivo.

Si la decisión implica la reducción de gastos, pues es más significativa todavía, al margen de las reservas que plantean esos servicios. La pieza por lo menos elimina una innecesaria dispersión de agencias cuya existencia es muy cuestionada.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos