Cuidado con Punta Catalina



El curso que va tomando la construcción de la central termoeléctrica de Punta Catalina, y las extrañas dificultades que exhibe el Gobierno para controlar a Odebrecht, podrían prolongar más de lo prudente el periodo de construcción y llevar hasta niveles de pesadillas el costo financiero final de la central.

Ya Odebrecht reclamó en firme 708 millones de dólares (33 mil 276 millones de pesos) adicionales al contrato de 1,945 millones, y la respuesta del administrador de la CDEEE el pasado 25 de agosto fue una especie de charada corta, porque dos días después alguien apagó los amplificadores públicos. Desde aquel día casi nadie dice nada sobre aquellos 708 millones de dólares.

La suma de 708 y 1,945 harían un total de 2,653 millones de dólares solo para el contrato EPC de Odebrecht, a los cuales habría que sumárseles los gastos realizados (y por realizar) por la propia CDEEE fuera del contrato, llamados en la literatura técnica “costos del dueño”.

Carga de la CDEEE

Esos “costos del “dueño”, incluyen, por ejemplo, los costos financieros de los préstamos recibidos (solo a la agencia italiana de seguros financieros SACE se le pagó 82.5 millones de dólares por comisiones y seguros en el 2015); el pago de los intereses sobre más de 1,000 millones de dólares de préstamos (300 millones al Banco de Reservas y a un pool de bancos privados nacionales; 361 millones recibidos en diversas partidas de un pool de bancos europeos entre 2015 y el 2016; 500 millones colocados en junio 2017 como bonos soberanos a una tasa de 5.10% anual, entre otros gastos.

De manera, que si sumáramos todos los costos cubiertos y pendientes de ejecutar por parte de la CDEEE a los 2,653 millones de dólares, el proyecto Punta Catalina – con esos 708 millones nuevos – se proyectaría con un costo final por encima de 3,000 millones de dólares.

Esa suma sería un escándalo para una central eléctrica de 674 MW neto (752 MW bruto), basada en carbón, con calderas subcriticas y de tecnología descontinuada a partir de 2017 en los Estados Unidos y Europa (ver EIA enero 2017).

Precio de la energía

Para tener una idea del impacto negativo de esos 708 millones utilicemos el mismo método y la información presentados en el Informe de la Comisión Presidencial de Punta Catalina para estimar como dispararía hacia arriba el precio a que deberá vender Catalina su energía cuando inicie su producción.
En la página 102 del Informe de la Comisión Presidencial se explica que:

“El precio estimado por la US Energy Information Administration (EIA) para una planta de carbón convencional de 600 MW, en dólares de septiembre del 2013, asciende de US$ 2,577/KW-bruto [US$2.577 millones/MW]”

El precio promedio de energía a que debería vender esa planta para recuperar la inversión fue calculado en 100.1 US/MWh (dólares del 2011, ver Informe págs. 65-78.). Esa fue la planta “licitante virtual” utilizada por los evaluadores para declarar a Odebrecht ganadora del contrato.

Entonces, volviendo a Catalina y Odebrecht, si dividimos 3,000 millones de dólares entre los 752 MW bruto de Catalina

tendríamos 3.989 millones/MW equivalente a 3,989 US/KW-bruto, es decir 54.7% por encima de los US$2,577/KW-bruto de la licitante virtual (si no hacemos ajuste de escala o tamaño al pasar de 600 MW (EIA) a 752 MW de Catalina.

En el Informe se hace un ajuste equivocado, pasando de 600 MW a 376 MW de cada unidad de Catalina; en otro artículo abordaremos los errores del Informe en ajustes de escala).

En el caso de la planta licitante virtual citada, el costo promedio de capital calculado en dólares del 2013 fue de 68.39 US$/MWh (ver página 102 del informe), el cual también sería incrementado aproximadamente en la misma proporción del 54.7% por el impacto de los 708 millones. En otras palabras, el costo promedio de capital invertido pasaría de 68.39 a 105.8 US$/MWh.

Por su lado, el precio promedio de energía original, sin costos extras, en dólares del 2013 fue calculado en 104.13 US$/MWh (ajustando por inflación los 100.1 US/MWh del 2011).

Si al costo de capital se le suman los costos operacionales de la central (indicados en el informe entre las páginas 66 y 78) entonces el precio promedio de la energía de Catalina llegaría a 139.87 US$/MWh (13.89 ctvsUS/KWh) en dólares del 2013, es decir, se incrementaría en un 33.5% respecto a 104.13 US$/MWh (10.41 ctvsUS/KWh) (y a 35% ajustándolo a dólares del 2017) como consecuencia de incrementar el costo de construcción de Punta Catalina a 3000 millones de dólares.

Naturalmente, este simple y rápido ejercicio de estimación de precio promedio quedaría pálido si el Gobierno y Odebrecht deciden ir a litigio local o internacional y la construcción se retrasa hasta el 2019 o más allá; entonces, los costos extras podrían salírsele de control a la CDEEE y el proyecto devenir en un desastre economico.

El nombre sería Fracaso, no “Adendas”.