Página Dos Pulsaciones

Delincuencia muestra garras

Delincuencia muestra garras

Velero asaltado en la playa Boca Chica.

La delincuencia se propaga con todas las consecuencias para la seguridad, la imagen del país y la auspiciosa recuperación de la industria turística.

Asaltos como el de los ocupantes de un velero en la playa de Boca Chica y el del pelotero de Grandes Ligas y su familia, Miguel Andújar, en una finca en San Cristóbal transmiten un tenebroso mensaje sobre el auge recobrado por la delincuencia callejera. Los sucesos ocurren en un momento en que se denuncia que el patrullaje policial se ha reducido por la carencia de agentes y de recursos logísticos.

 La comisión especial creada por la Armada para investigar el asalto a los ocupantes del velero en Boca Chica genera sus interrogantes sobre el caso.

 Pero, sin entrar en conjeturas, es obvio que el suceso tiene que aclararse sin mayores dilaciones.

 El asalto a Andújar y su familia en una finca de su propiedad en Ingenio Nuevo, San Cristóbal, es otro desafío para la Policía que pone de manifiesto el rebrote de la delincuencia. El pelotero fue despojado de una cadena valorada en 7 mil dólares.

Los asaltantes también cargaron con la yipeta del padre de Andújar, la que dejaron abandonada. Los delincuentes le hicieron varios disparos a un primo del jugador de los Yankees, identificado como Ángel, pero sin lograr alcanzarlo.

Los sucesos de Boca Chica y San Cristóbal no son los únicos casos que llaman la atención sobre una delincuencia que genera mucha incertidumbre.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos