Desafíos de Jean Alain



El procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, está en un gran dilema con los supuestos sobornos pagados por Odebrecht para la construcción de las plantas a carbón de Punta Catalina y otras obrs que obvió o no detectó en la investigación del gigantesco escándalo de corrupción. Tendrá que comenzar por demostrar que las retribuciones ilícitas por 39. 5 y 15.8 millones de dólares no figuraban en la relación que suministró la compañía, como esta ha afirmado, en virtud del pacto de lenidad entre la firma y el Estado dominicano.

A raíz de los supuestos pagos ocultos detectados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, con sede en Washington, Odebrecht restó impacto al escándalo al aclarar que las transacciones que se citan como irregularidades las había entregado al Departamento de Justicia de Estados Unidos y a las autoridades judiciales de Brasil como parte de la cooperación con los países con que había rubricado acuerdos. Eso es que si República Dominicana no encontró las retribuciones fue porque no las buscó o prefirió no investigarlas.

Como el jefe del Ministerio Público informó que iniciará gestiones para determinar la autenticidad de las revelaciones, y se supone que actuar, cuenta, antes de comenzar, con la confirmación de los pagos recibidos por el economista Andrés Dauhajre hijo y el empresario Ángel Rondón. Los dos coincidieron en que los 2.3 y los 39 millones de dólares que recibieron de la compañía para la construcción de las plantas fueron por sus servicios profesionales.

La interrogante se plantea en que los pagos se hicieron a través del mismo patrón y la misma división que utilizó la firma para las retribuciones ilícitas.

Hay muchas otras, pero de momento las más intrigantes son la identidad de los beneficiarios de los 118 pagos, que Odebrecht ha dicho que no son ningún secreto, consignados en una hoja de cálculo en la que aparecen un número de archivo, número de requisición y secuencia, el nombre de la obra, las offshore, las compañías que pagaron y las fechas de las transacciones.

En el caso de Punta Catalina figuran claves como “Boticario”, “Casa 1” y “Casa 2”, “Chacabana”, “Chaplin”, “Comissao”, “Grupo Fechament”, “Fofao”, “Forca”, “Garcia Careca o Garcia Calvo”, “Leao Árabe” y “Tigres”.

Para más desafío del procurador hay que resaltar que Odebrecht no ha negado los sobornos para Punta Catalina y obras como la autopista El Coral, Boulevard Turístico del Este, carretera Cibao-Sur, Ecovías de Santiago, acueducto Hermanas Mirabal, carretera Bávaro-Miches-Sabana de la Mar y carretera San Pedro de Macorís. Lo que ha negado la constructora es que haya violado los acuerdos de cooperación a que se comprometió en virtud de los pactos de lenidad.