Primera Fila

Despedida

La renuncia de Raúl Castro como secretario general del Partido Comunista de Cuba, la organización que desde el triunfo de la revolución ha gobernado la nación, cierra por lo menos un ciclo en la historia de ese país.

Lo que está por ver es si la decisión representa una apertura política y económica para un territorio que sufre una profunda crisis, agravada por la pandemia del coronavirus y las sanciones impuestas por Estados Unidos.

Si la salida de Raúl, de 89 años, no cataliza cambios en las condiciones de vida de los cubanos es como si no se hubiera producido.

En beneficio de su población, los nuevos tiempos demandan una inserción de Cuba en los nuevos esquemas internacionales y la superación de un sistema obsoleto.

La salida del poder de Raúl puede significar el punto de partida. Además de la salida de sus dinosaurios políticos, Cuba necesita un verdadero cambio.

El Nacional