Editorial

El 9/11

El 9/11

Estados Unidos conmemoró ayer el vigésimo aniversario del día cuando 19 terroristas secuestraron cuatro vuelos comerciales con cientos de pasajeros a bordo, dos de los cuales estrellaron contra las Torres Gemelas de Nueva York, un tercero sobre el Pentágono y el otro sobre un campo de Pensilvania, aunque la intención era estrellarlo contra la Casa Blanca.

Ese atentado terrorista, sin precedentes en la historia estadounidense, tuvo también aquí un severo impacto porque Nueva York es el territorio de ultramar con mayor población de dominicanos y porque casi una docena de compatriotas figuraron en el saldo de más de tres mil muertos.

Esos ataques fueron reivindicados por Al-Qaeda, liderado por Osama Bin Laden, que se convirtió en el terrorista más buscado del planeta, localizado y ultimado diez años después en Pakistán por tropas estadounidenses y su cuerpo arrojado al mar.

Un mes después del derribo de las Torres y del atentado al edifico del Pentágono, el presidente George W. Bush ordenó una invasión militar contra Afganistán, al determinarse que el grupo talibán acogió y prestó colaboración a Bin Laden y a su grupo terrorista.

Washington y aliados desalojaron del poder al talibán e instalaron un gobierno pro occidental en Afganistán, pero no lograron capturar en ese territorio al líder de Al-Qaeda, y veinte años después las tropas estadounidenses abandonaron Kabul, al tiempo que el grupo fundamentalista islámico asumió de nuevo el control de esa nación.

Cuando el primer avión de pasajeros se estrelló contra una de las Torres Gemelas, aquí se difundió el temor de que ese aparato correspondía al vuelo 587 que despegaba todas las mañanas repleto de dominicanos desde el aeropuerto Kennedy hacia la terminal Las Américas.

Después de dos décadas de esos fatídicos acontecimientos, Nueva York demostró gran resiliencia como para levantar otra gran edificación en la reconstruida zona devastada y un monumento en señal del compromiso de que nunca olvidará a los fallecidos durante los atentados terroristas.

El mundo acompaña hoy a Estados Unidos en los actos conmemorativos de esos cruentos ataques perpetrados por terroristas, que en nombre de la religión promueven intolerancia, represión y terror, cuyas acciones serán siempre combatidas y condenadas por la civilización humana que promueve paz, tolerancia, amor y justicia.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos