El informe del FMI



El Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta un crecimiento de la economía dominicana para este año de 5.5% en proporción al Producto Interno Bruto (PIB) y de 5.2% para el 2020, en una perspectiva económica que define como favorable.

Al concluir su consulta anual sobre el comportamiento de la economía, el Fondo situó la deuda publica consolidada en un 54.3% y 54.9% para ambos años, al tiempo de insistir en su recomendación de que amplíe la base impositiva y se reduzca la carga que el sector eléctrico supone para el presupuesto nacional.

De nuevo las autoridades monetarias consiguen notas altas como resultado de la evaluación realizada al país por el FMI, cuyos directores elogiaron lo que definieron como dinámico crecimiento, bajo nivel de inflación, posición externa estable y mejores resultados en materia social.

Se resalta, no obstante, la advertencia que formula el Fondo en torno a una tendencia de aumento de la deuda pública a pesar del fuerte crecimiento del PIB, por lo que ha recomendado mejorar su sostenibilidad, lo que debería llamar la atención inmediata del Gobierno y autoridades monetarias.

Contrario a otros tiempos, cuando el FMI recomendaba o imponía reformas fiscales para el pago de la deuda pública, esta vez el gendarme sugiere un ajuste que tenga como objetivo ampliar la base impositiva para garantizar la inversión pública, el crecimiento de la economía y el gasto social.

Entre los riesgos que confronta la economía se mencionan las transferencias desde el Presupuesto Nacional de cuantiosos recursos para conjurar el déficit del subsector eléctrico, una de las causas básicas por las que el FMI plantea la pronta ejecución de una reforma fiscal.

A los oídos del Gobierno debería llegar la clara advertencia que formula el Fondo respecto a la tendencia de aumento que presenta la deuda pública, a pesar de que la economía mantiene su ritmo de crecimiento, por lo que se requiere reducir el monto de endeudamiento y del gasto público dispendioso, a la par con mejorar los ingresos fiscales.

Gobierno, Banco Central y Junta Monetaria están compelidos a acoger al pie de la letra las recomendaciones del FMI contenidas en un informe sobre evaluación de la economía dominicana, cuyos resultados han sido satisfactorios, con las consabidas advertencias sobre riesgos en los ámbitos de la deuda y fiscalidad.