El Metro, una década aminorando caos en transporte la capital

Metro de Santo Domingo. Jorge Gonzalez


Si bien es cierto que en la primera década de funcionamiento del Metro de Santo Domingo, como el medio de transporte masivo más eficiente del país, no ha resuelto nada en el asunto de los grandes taponamientos que se forman en el Gran Santo Domingo; sí ha solucionado y cambiado la forma de vida de miles de personas que se transportan en ese medio diariamente.

Aunque el congestionamiento de vehículos continua, en las vías donde opera el tranvía el tránsito ha mejorado significativamente ya que muchas chatarras han dejado de trabajar y unas que otras rutas de carros y guaguas han tenido que reducir la cantidad de unidades asignadas a esas áreas, ayudando a que el caos de cientos de personas en esquinas esperando transporte desaparezca.

Quizás ahora el problema a enfrentar es que por la falta de implementación de lo que serían las rutas alimentadoras, los carros y guaguas de las rutas circundantes se estacionan a todas horas en las estaciones del metro más importantes a esperar y dejar pasajeros por lo cual igualmente se forman situaciones de desorden en el tránsito que por momentos son desesperantes.

Dos de los ejemplos más evidentes lo representan las esquinas de la carretera Mella con San Vicente de Paul en Santo Domingo Este (Estación Concepción Bona), y la avenida John F. Kennedy con Luperón (Estación María Montez) donde todo el día y muy especialmente, desde la 6:00 hasta las 8:30 de la mañana se convertía en un hervidero de personas esperando carros.

Sin embargo ahora el caos lo originan los carros esperando personas, es decir en las esquinas que antes había personas esperando vehículos, ahora hay carros y guaguas esperando pasajeros.

“Mire, usted no se imagina lo que este metro ha mejorado mi vida. Yo vivo en la urbanización Mi Hogar. Debía esperar todos los días a las 5:40 de la madrugada una guagua que venía siempre llena, en años solo llegue a sentarme dos o tres veces. Pero lo peor de todo es que llegaba a la calle Núñez de Cáceres una hora y media después y toda estrujada y cansada”, expreso Francisca Javier.

Javier, agrego: “Ahora aunque debo trasladarme a la estación frente a Mega Centro con el temor de que me atraquen, puedo dormir un chin más, el pasaje es más barato, llego más temprano limpia y descansada a mi trabajo. ¡Ah! se me olvidaba decirte que venía con esos guagüeros asustada ya que andan a toda velocidad y en esas chatarras”.

 

En cifras
Son exactamente 515 millones, 162,772 personasque ha transportado el MSD durante sus diez años de funcionamiento. Este ha experimentado cada año un incremento significativo de los usuarios que se trasladan en él. Para tener una idea de la popularidad de este transporte, en los primeros 27 días del mes de enero de este año se han montaron en sus vagones seis millones, 417,571 pasajeros.

El Metro cuenta con dos líneas de rieles y 34 estaciones. La Línea 1 desde la avenida Charles de Gaulle hasta el Centro de Los Héroes en la calle Jiménez Moya, cuenta con 16 estaciones. La Línea 2 desde la avenida Luperón hasta la Carretera Mella en Santo Domingo Este, con 18 estaciones.

Hay en la actualidad 40 trenes con capacidad de 528 usuarios. Cada tren cuenta con tres vagones, con un área para 176 pasajeros cada uno. El tiempo de espera en una estación es de 5 minutos aproximado. En ciertas horas la duración será de un tiempo menor.

Los vehículos después de llegar a una estación intermedia duran unos 20 segundos para salir, en estaciones de bajo flujo y de 35 a 50 segundos en estaciones de mayor flujo.

De una estación a otra hay aproximadamente 800 metros. A una velocidad de 70 u 80 kilómetros por horas, el tiempo que se toma el ferrocarril entre estaciones es de un minuto, a un minuto y medio.

En horas pico en temporada de clases el metro transporta 13,600 pasajeros por hora en un solo sentido. Cuando no hay docencia el flujo es de solo 12 mil personas en el mismo tiempo.

La nómina de empleados de personal fijo hasta diciembre del año pasado era de 1,290 con un pago que ascendió a 36 millones 716,750 pesos.

 

Aumento capacidad
Gracias a la cada vez mayor demanda de espacios para transportar usuarios la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret) tiene previsto para este año una ampliación significativa que abarcara no solo la incorporación de un mayor número de vagones por metro, sino también el agrandamiento de muchos de los andenes y algunas estaciones.

Los trenes con tres vagones y capacidad para 528 pasajeros pasarán a tener 6 vagones y capacidad de 1,056 usuarios, por lo cual habrá incremento en la cantidad que será transportada en una hora de 13, 600 a 17, 952.

 

En el vagón
Cuando se entra a una de las estaciones del Metro, se observa que la gente hace sus filas para comprar boletos, pasar por los controles y para entrar a los vagones. La limpieza de los pisos y paredes es notoria en todos los trenes y andenes. Alguno que otros días y en algunas estaciones más que otras pueden observarse por cualquier motivo un descuido en la limpieza.

En el interior de un vagón se observa una escena común en casi todos los demás. Personas sentadas y paradas, unos leen otros hablan, algunos observan, escudriñan o escuchan música en sus celulares o tabletas. Se nota un ambiente tranquilo y sin sobresalto.

“Un asiento por favor”, grita uno de los pasajeros al ver entrar una persona no vidente. De inmediato varias personas se paran para dar el lugar al recién llegado.
Nadie vocifera, ni se mueve de un lugar a otro con intención de molestar. Algunas veces hombres o mujeres cristianas de la religión evangélica se toman la libertad de predicar “la palabra de Dios”, pero lo hacen para que no se les llame la atención, es decir con mucha prudencia y en voz baja.

Los vagones están provistos de aire acondicionado, cámara de seguridad, bocinas y monitores. En las pantallas se pasan los mensajes indicando la próxima estación, y además informaciones sobre educación ciudadana para el uso y aprovechamiento del moderno sistema de transporte.

 

Quejas frecuentes
Posiblemente las quejas más frecuente sobre el Metro de Santo Domingo sea la falta de funcionamiento de algunas de las escaleras eléctricas y ascensores. Y lo cierto es que desde hace algún tiempo en redes sociales y medios de comunicaciones las denuncias por la falta de las escaleras eléctricas, para subir o bajar en una estación no cesan.

El jueves pasado solo en la Línea 2B del metro, que apenas tiene seis meses en funcionamiento y que cuenta con 4 estaciones y 20 escalera eléctricas solo 4 estaban en funcionamiento a eso de la 5:30 de la tarde.

La estación Concepción Bona tiene seis escalinatas eléctricas, de las cuales solamente dos trabajaban. En la Trina de Moya con 4 escaleras todas estaban apagadas, mientras que en la Rosa Duarte dos funcionaban y dos no. En la Ercilia Pepín de los 4 escalones con energía solo uno estaba habilitado.

 

Historia
Ya se cumplen 10 años del primer viaje del Metro de Santo Domingo, considerada la obra más importante de los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana. Todo inicia en el primer y segundo gobierno de Leonel Fernández del 2004-2008 y 2008-2012. Y los dos mandatos del presidente Danilo Medina ha dado continuidad a la importante obra.

El 27 de febrero de 2008, el presidente Leonel Fernández en los controles, junto al ingeniero Diandino Peña, responsable de la obra, recorrió los rieles de la primera vía del tranvía, desde la estación del Centro de los Héroes, en La Feria, hasta la estación Hermanas Mirabal en Villa Mella.

 

Atentado
A pesar de la seguridad el metro fue objeto de un atentado el 27 de octubre de 2014. Siendo las 8:30 de la mañana el joven Frank Kelin Holguín, con una mochila en su espalda penetró a la estación Ramón Cáceres, de la Línea 2, abordando un tren con dirección Este-Oeste. Al llegar a la estación Mauricio Báez se incendió la mochila, provocando una explosión y heridas a varios pasajeros.