Noticias importante Reportajes

El “Puente de la 17” se cae a pedazos

El “Puente de la 17” se cae a pedazos

Oxidación, suciedad y malezas creciendo dentro de la estructura de metal del puente evidencian la falta de mantenimiento y su nivel de deterioro. jorge gonzález

Lo que en su época fue una majestuosa obra de ingeniería, medio siglo después es un armazón de acero y concreto con parches por doquier y con un evidente nivel de deterioro por falta de mantenimiento. Se trata del puente Francisco del Rosario Sánchez (Puente de la 17), por donde cada día transitan entre 60 y 65 mil vehículos, tanto del transporte público como privado.

Cuando se  cruza el río Ozama en dirección oeste-este a través en el Metro de Santo Domingo, son tres cosas que se observan desde las ventanas y puertas del moderno medio transporte: el deprimente drama de decenas de casas en la margen oriental del citado río, la construcción de la avenida del río, y el formidable armazón de hierro sucios y oxidados que conforman este puente.  

En la superestructura de acero se observa en general láminas y vigas corroídas por el óxido, además se pueden ver a simple vista lo que podrían ser pequeñas fisuras debido a los problemas originados por la falta de mantenimiento en las uniones soldadas, y en muchos casos es notoria la cantidad de plantas vegetales que crecen dentro de la misma estructura metálica.

Oxidación, suciedad y malezas creciendo dentro de la estructura de metal del puente de la 17, evidencian la falta de mantenimiento y su nivel de deterioro.
Jorge González

La suciedad y la oxidación son muy notorias en esta estructura por la falta de mantenimiento y pintura. Aunque en la parte asfáltica no se puede ver un deterioro muy marcado, en fotografías realizadas desde la parte de abajo del puente hacia arriba se observan gruesas placas de metal que cubren igual número de hoyos en la calzada del puente.

Llama la atención de las personas que pueden ver el andamiaje de barras de aceros entre cruzadas y colocadas de manera organizada, algunas en paralelos, otras de formas perpendiculares y en algunos casos pegadas con soldaduras eléctricas o con remaches, el estado de oxidación y la peligrosidad que representa la falta de mantenimiento en tan importante obra.

Popularmente llamado Puente de la 17 por inicial en la calle Padre Castellanos antigua Calle 17 este puente esta sobre el  río Ozama en la parte alta de la capital y une las avenidas San Vicente de Paúl, en el sector de Los Mina, con la avenida Padre Castellanos, en Los Guandules y el ensanche Espaillat.

Este puente ha sido sometido en varias ocasiones por las autoridades del Ministerio de Obras  a un  cierre momentáneo o parcial para someterlo a reparación por algún hoyo. En donde se remueve la capa asfáltica destruida por el paso del tiempo y de los vehículos, y se colocar un parche de metal y una capa asfáltica nueva, pero nunca ha sido sometido a un remozamiento completo y profundo.

Puente Francisco del Rosario Sanchez o de la 17. Jorge González

Antecedentes

En la década de los 40s, 50s y 60s para  cruzar de la parte oriental de la capital hacia el centro de la ciudad o para ir a los barrios del Distrito Nacional, había que tomar un carro de concho que debía recorrer  vías  como la Presidente Estrella Ureña, San Vicente de Paúl, Fernández de Navarrete, Sabana Larga y Avenida  Las Américas para cruzar el puente Duarte.

Si se quería ir a otro lugar ya sea a estudiar, trabajar o hacer negocio era necesario tomar una yola (como aún existe en algunos tramos del rio) o quitarse la ropa e ir nadando, que eran los  medios ideales de transporte para cruzar de un lado otro lado del río.

Origen

Ya desde hace un tiempo por el crecimiento de los barrios capitaleños y por lo forma tan deficiente en que se hacia el transporte de un lado a otro, ya que solo existíanlos  puentes Duarte y Matías Ramón Mella  sobre el rio Ozama, se hizo necesario la construcción de otro puente que sería llamado Francisco del Rosario Sánchez.

La inauguración de este puente se llevó a cabo en el año 1974 durante el gobierno de los 12 años de Joaquín Balaguer con un costo de 4.4 millones de pesos y estuvo a cargo de la empresa venezolana Industrias Metalúrgicas Van Dam, S.A.

Gracias a su estructura metálica de unos 800 metros de longitud con  cuatro carriles, dos en cada dirección, y cuatro (4) juntas de expansión en cada sentido, circulan más de 60 mil vehículos diarios y aproximadamente unas 200 mil personas  viajan entre el Distrito Nacional y Santo Domingo Este diariamente.

Obras Públicas

Hace tres meses el Ministerio de Obras Públicas reconoció que en las más de cuatro décadas que tiene la obra nunca se le ha dado un mantenimiento profundo.

Mélido Santana, viceministro de mantenimiento vial, dijo en la ocasión que lo único que se ha hecho ha sido reponer parte de los metales del pasamano o barandilla que habían sido robadas.

Sostuvo que en Obras Públicas hay planes de intervenir primero la parte de la planchuelas movibles que causan los ruidos para rehabilitar los espacios con material de concreto, pero los planes de rehabilitación son a más largo plazo.

5 años
Por este lapso una de las tuberías de la CAASD que transportan agua, ha estado botando el preciado líquido. Decenas de denuncias a las anteriores y actuales autoridades de la citada institución no han tenido éxito, y el agua se sigue desparramando encima de la estructura de metal.

Jorge Gonzaléz
[email protected]

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos