Articulistas

El sabor de Johnny

El sabor de Johnny

Rafael Grullón

Una vez entrevisté en su casa a José Joaquín Bidó Medina, quien nos narraba que el hombre era los sabores que había disfrutado, los olores que había percibido, los caminos que había caminado y los sonidos que había escuchado.

Cuando a un actor de Hollywood, cuyo nombre no nos viene ahora a la memoria, le preguntaron cuál era su sonido preferido, contestó «El sonido del tren.»

Fernando Cordero, un dominicano que zarpó en yola a Puerto Rico tras el Poder haberse impuesto a la popularidad de Juan Bosch en las elecciones de 1990, más de una década después nos confesaba que entonces su aspiración, su sueño, era regresar a su barrio Las Cañitas, sentarse en patio de su casa con un plato de mora y escuchar el ruido del agua de la cañada.

Una cuñada que buscamos en el aeropuerto después de años en Italia, Al aproximarnos al techo donde nació, solo atinó a decir: «Hoy voy a dormir en mi casita y rezaré a la Virgen para que llueva para escuchar las lluvias en el zinc.»

Tras el fallecimiento de El Caballo Mayor, nos llamó William Pérez Figueroa para decirnos que quería hablar en el Energía TV de Johnny Ventura, ya que en la última Nochebuena ceno en la casa del merenguero, pero que no se tomó con la telera ni el «puerco asao», sino con un locrio de «salchichon».

Así recordaba en la Noche Buena Johnny Ventura a su madre, lo que explica que nunca perdiera el sabor, dado que su condimento era de la misma raíz.

Por: Rafael Grullón (pulsodelasemana@yahoo.com)

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos