Mundo Noticias importante

El turbante, una identidad cargada de resistencia y no un disfraz

El turbante, una identidad cargada de resistencia y no un disfraz

Foto archivo

Cali (Colombia), (EFE).- El turbante no es un simple adorno colorido, a pesar de que es el principal invitado en el festival afro más importante de Latinoamérica, el Petronio Álvarez, sino una seña de los pueblos negros de resistencia.

 Así lo reivindican las artesanas y modistas que este fin de semana exponen sus modas en este festival que ha vuelto a traer a la ciudad colombiana de Cali la cultura negra del Pacífico y que en estos cuatros días han dedicado buena parte de su tiempo a poner turbantes en cabezas de mujeres y niñas negras, blancas y mestizas.

 Estos retales de telas africanas, coloridas y llamativas, no son “simplemente una herramienta de moda, sino que detrás tiene una historia y quien se lo ponga debería vestir nuestras causas sociales”, dice a Efe Nancy Andrea Moreno Lozano, de la marca Armatta, que hace moda de los retales de las telas africanas y del Pacífico que sobran en las comunidades después de hacer trajes y vestidos.

 UNA SEÑA DE RESISTENCIA

 Su madre, la chocoana Nancy Moreno, fue una pionera en traer y poner turbantes en este importante festival como una forma de reivindicar la cultura del Pacífico y de impulsar educación para que quienes se lo pongan “sepan por qué las comunidades lo usaban».   

Sepan que las mujeres negras del Pacífico fueron obligadas a tapar su cabello “para que no se volvieran atractivas para sus amos”, y que por ello empezaron a usarlo; sepan que muchas de las telas de esos turbantes incluían mensajes de resistencia en sus diseños, que los círculos y los motivos geométricos eran una forma de expresarse e imponerse al sistema.  

Y que ahora las mujeres negras lo usan “para resistir, por un tema de resiliencia, por un tema de reivindicaciones”, cuenta Moreno; porque durante años dijeron que el pelo afro es feo y había que esconderlo, alisarlo, amansarlo.   

APROPIACIÓN

 Por eso, al igual que sucede con las trenzas, hay implícita una polémica sobre apropiación cultural detrás del uso del turbante por mujeres blancas, que usan este símbolo de explotación sin saber qué hay detrás.

 “Hay personas que únicamente usan el turbante en el Petronio y se ponen los más grandotes para que les tomen fotos, pero en su cotidianidad no se lo pondrían”, dice a Efe la artista y creadora de la línea “Blanco y Negro”, Alejandra Taborela, quien subraya que las mujeres negras que lo llevan en el día a día son “objeto de burla».

  Por eso, llaman a un uso consciente de esta prenda, así como de la moda afro, y no como un disfraz. “Cuando estemos conociendo y aprendiendo de una cultura, lo más importante es aprender a conocer qué límites podemos cruzar”, apunta Taborela.   

De esta forma, el Petronio Álvarez, que celebra del 10 al 15 de agosto su XXVI edición, es un puente para conocer la cultura afrocolombiana y asomarse a las luchas y resistencias de las comunidades del Pacífico, que han vivido siglos expuestas a la esclavitud, a la desidia estatal y al conflicto armado.

 No son solo las telas africanas, el kitengue o los estampados senegaleses, el arte negro del Pacífico también se expresa a través de diseñadores que han llevado mensajes de resistencia y lucha a sus camisetas o incluso jóvenes estudiantes que crean desde materiales reciclados camisas vaporosas que se desmontan en voluptuosas faldas o pantalones con tiras hechas de cremalleras y ceñidos tops.  

  Y donde y la moda y el tejer, como apunta Gertrudis Díaz, una artesana tejedora, es “centralizar todas las vivencias de nuestros ancestros, de nuestra cultura” y poder expandirla a todo el mundo. EFE

Por: Irene Escudero 

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos