ENFOQUE SEMANAL



Guido vive soñando con Miguel.-

Se llaman fijación mental la que un individuo siente hacia otro, porque este último no cumplió con alguna expectativa que tenía el primero con respecto a un problema determinado y tal es el caso del doctor Guido Gómez Mazara con respecto al canciller Miguel Vargas Maldonado, pues el primero no desperdicia ninguna oportunidad de enfilar sus cañones contra el presidente del PRD.

Gómez Mazara no le perdona a Vargas Maldonado el haber aliado las fuerzas del PRD para enfrentar al Partido Revolucionario Moderno, que encabezan Luis Abinader e Hipólito Mejía con el PLD para hacer posible el triunfo de este último en el 2016

Lo primero que hay que decir es que Vargas Maldonado ingresó al PRD de la mano de su íntimo amigo el doctor José Francisco Peña Gómez, que hasta el momento de su lamentable defunción era el líder por excelencia del PRD, no como Gómez Mazara que lo hizo prevaleciéndose de su condición de hijo de dos respetables figuras de la izquierda revolucionaria.

Mientras la gran mayoría, 20 y pico de naciones desde el Canadá a la Tierra de Fuego se Inclinan por la democracia y el capitalismo y una escaza minoría por el socialismo de izquierda.

Gómez Mazara sabe que no cabe en el PRD porque es un Partido Social Demócrata de derecha y no cabe tampoco en el PRM porque sigue los mismos principios y por eso rehúsa marcharse del PRD, de donde fue expulsado, porque sabe que sus colegas de la izquierda marxista leninista no suman ni el 1% del Electorado Nacional.

Por eso no es de extrañar que se oponga acérrimamente a la decisión del Comité Político Del PRD que resolvió no participar en las primarias simultáneas convocadas por la Junta Central Electoral para el venidero mes de octubre, sino hacerlo en cualquier otra actividad que se convoque al amparo de la ley 13-18 sobre Partidos y Agrupaciones Políticas, como anuncian lo harán los perredeístas auténticos en la voz de su líder Vargas Maldonado.

Gómez Mazara puede hacer todas las piruetas y musarañas que quiera pero por mucho que se afane no es rival para el Presidente del PRD y por eso trata de denostar a Vargas Maldonado, que fue el artífice del acuerdo que permitió al PRD ir aliado al PLD en los comicios del 2016, y como tal le corresponde una cuota de poder, que el abogado izquierdista tilda despectivamente de un club de empleados públicos que buscan llenar sus bolsillos, y no admite que tienen derecho a cooperar con la gran obra de Gobierno que realiza el Presidente Danilo Medina y cobrar por sus servicios como servidores públicos.

Vargas Maldonado fue durante muchos años el tesorero o manejador de los fondos del PRD con absoluta pulcritud y además siempre ha tendido la mano generosa a los compañeros que a él acuden en un momento de apuro económico y por eso es el actual líder del Partido Blanco y el que traza sin ninguna discusión su estrategia electoral.