Articulistas

Entre cielo y tierra

Entre cielo y tierra

Mary Leisy Hernandez

Mi primer día en África

El primer día en mi nuevo destino fue intenso, pese a que comenzó muy tarde por el cansancio del trayecto desde los Andes bolivianos. De camino una escala en Madrid y en Lisboa y así completamos un recorrido por tres continentes.

Nuestro día comenzó con mariscos frente al mar, para festejar que vivimos en un país marítimo, en un conjunto de islas. Muy buena primera impresión. Más que en África me sentía en mi país o en cualquier pueblito de un país tropical. Me confundían con una de ellos, con cabo-verdiana, hasta que abría la boca y notaban la diferencia entre su portugués y el mío. Entonces me preguntaban: brasileña? Yo, soy mulata, soy una mezcla de coincidencias como todos los habitantes de este país que hasta el 75 fue colonia portuguesa. Con razón le llaman el Caribe africano. La proximidad y puntos coincidentes con Brasil, su ubicación y su pasado reciente lo convierten en una parte de África muy particular.

Nuestro primer día continuó con una caminata y un breve descanso en un bar. Conversamos con clientes de otras mesas, con gente amena y me vinieron lindos recuerdos de mi patria y mis años viviendo en Brasil. Luego música en vivo para seguir con las coincidencias y confirmar que Cabo Verde es tan musical como siempre se dice internacionalmente.

Al escuchar uno de sus ritmos me paré a bailar. No sé qué ritmo bailaba ni cómo se bailaba, pero el parecido con los ritmos de mi tierra dominicana me remontaban a mis raíces africanas. Así que bailé como se baila el merengue y mis pasos armonizaban perfectamente con lo que escuchaba en este primer día viviendo en África y en este pequeño país llamado Cabo Verde.

Por: Mary Leisy Hernandez [email protected]

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos