Articulistas

Expectativas superadas

Expectativas superadas

Eduardo Álvarez

En acertadas declaraciones, el colega y amigo Holi Matos señala que el presidente Abinader promueve los buenos valores dominicanos. Traza, con su ejemplo -añadimos-, un comportamiento correcto y digno que pauta la ruta a seguir por todo su gobierno, guardando un estilo y trayectoria de los que  ha dado auspiciosas señales en toda su vida pública, profesional y familiar.

Su proceder y discurso crearon expectativas que ha superado con mucho. A partir de ello, nos permitimos reproducir parte de un artículo publicado en EL NACIONAL en julio de 2019, titulado Valores y compromiso, en el que hacemos algunas  proyecciones en torno a una gran gestión que el tiempo confirma. En la ocasión, la presente evaluación resulta oportuna y necesaria. 

«Su ascendencia, descendencia, compañera de vida y hermanos garantizan y reafirman en Luis Abinader a un hombre de Estado honesto, trabajador, justo y equitativo. Y quienes le acompañen en la tarea de gobernar deben actuar en consecuencia. Dicha que el cambio transformará en una grandiosa y memorable administración pública.

“Con un padre, Rafael Abinader, de recto carácter, honrado, digno y capaz; madre, doña Sula, cristiana, con un corazón noble y generoso, amorosa; unas hijas, Esther, Graciela y Adriana, muy atentas a su proyecto, lo admiran y siguen su ejemplo; y su esposa, Raquel, sencilla, sensible y auténtica, principal seguidora y fiel devota de Dios y el país.

“En sus  hermanos, José Rafael y Rita, Luis tiene dos amigos, colaboradores y compañeros de trabajo de toda la vida, quienes juntos a su padre, han consolidado y ampliado el legado empresarial, moral y social levantado con inteligencia, seriedad y gran respeto.

“Provenir y ser parte de una familia integrada y unida en estos valores, representa un compromiso y escudo que, no sólo da seguridad de la grande y correcta obra que ya gobernante habrá de ejecutar Luis Abinader, con el concurso del PRM y el concierto de fuerzas que estarán a su lado en esta jornada electoral.

“Si el poder es cifrado apenas como premio o, peor aún, como botín al estilo PLD, no tiene sentido luchar para obtenerlo, observaba el otro día Raquel Arbaje, tras precisar que el poder cobra valor y razón de ser cuando es el de trabajar por y para  pueblo. Norte que enarbola Luis con la firme promesa de que será el motivo fundamental de su gobierno”.

Esta reproducción nos facilita una evaluación preliminar y nos compromete con una actualización con la que debemos corresponder en una próxima entrega ampliada.

Por: Eduardo Álvarez ([email protected])

El Nacional