Exponen obras de 25 maestros visuales



Un acontecimiento importante en las artes visuales inició ayer jueves con la inauguración de la exposición “El dibujo en colecciones dominicanas”, en la Escuela Nacional de Artes Visuales.

Cerca de 60 obras de 25 maestros del dibujo, la cerámica y la escultura, todos fundamentales para la plástica nacional y cedidas por reconocidos museos y coleccionistas privados, se exponen durante un mes, esfuerzo dirigido a la formación de los estudiantes de artes plásticas, profesores de artes, críticos y el público interesado.

Entre los maestros y maestras visuales se encuentran Yoryi Morel, Celeste Woss y Gil, Teodoro Chasereau, Noemi Mella, Adriana Billini, Domingo Liz, Enrique García Godoy, Danilo de los Santos (Danicel), José Vela Zanetti, Jorge Severino, Antonio Guadalupe y José Perdomo.

Otros maestros de la plástica con obras en la singular exposición son: Mariano Ecker, Paul Gaudicelli, Rosa Idalia García, Luis Desangles, Virgilio Martínez,Antonio Prats Ventós, Luis Martínez Richiez, Gaspar Mario Cruz, Carmen Ortega Pélaez y Thimo Pimentel.

Es la segunda exposición de este tipo que monta un grupo de destacados artistas que coordina el pintor dominicano residente en España, Alonso Cuevas.

Durante el mes que permanecerá abierta la inusual muestra, se ofrecerán conferencias sobre la obra de determinados artistas y tendencias fundamentales de la plástica dominicana.

Para garantizar la integridad y seguridad de las obras, en vista de que son prestadas, se instala una red de cámaras, se ha mejorado el sistema de luces y aire acondicionado y un personal policial estará a cargo de la vigilancia, lo que ha implicado costos adicionales de montaje, dijo Cuevas.

La intención de esta exposición de dibujo, escultura y cerámica, en homenaje a los maestros forjadores de la plástica nacional, contribuye a la formación de las nuevas generaciones que estudian estas artes.
La primera exposición era solo de dibujo, pero no incluyó maestros que ahora tienen obras para ser estudiadas y admiradas, dice Cuevas.

“Ahora hemos ampliado el espectro: el lenguaje de la escultura era mucho más radical que la pintura, por eso el proyecto se cayó, por la radicalidad mostrada por esos artistas, en plena época de Trujillo, a quienes se les hubiera agradecido que hicieran efebos y efigies griegas”.