Pulsaciones

Fractura Haití

Fractura Haití

Disturbios sociales en Puerto Príncipe.

La fractura política y la impunidad complican  el malestar social que sacude a Haití. Todavía no se ha aclarado el asesinato del presidente Jovenel Moïse, ocurrido el 7 de julio de 2021 en su residencia, mientras el Parlamento y la oposición han designado un Gobierno paralelo.

Naciones Unidas y los organismos internacionales no pasan de expresar preocupación y llamar a la conciliación, en tanto respaldan al actual primer ministro Ariel Henry.

En medio de la crisis política la ONU a dado cuenta de un inquietante incremento de la ola de violencia aupada por las pandillas que controlan buena parte del territorio.

El panorama es tétrico. La Policía carece de capacidad para lidiar con la violencia y el Gobierno deja la impresión que no tiene voluntad de enfrentar la impunidad ni de aclarar sucesos como el magnicidio de Moïse.

La desesperación de los haitianos por sobrevivir, de lo que se aprovechan las pandillas, constituye un verdadero drama.

La representante especial de la ONU en Haití, Helene La Lime, expuso que los secuestros indiscriminados, asesinatos y todo tipo de violencia no solo son una especie de pan nuestro de cada día, sino instrumentos de las pandillas para aterrorizar a la población.

Si la comunidad internacional no mete sus manos con recursos para amortiguar las necesidades e interés para superar la fractura política no se sabe cuál sería el desenlace de la crisis.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos