Gallup y Danilo



Que el presidente Danilo Medina cuente con un 52.9% de aceptación en la encuesta Gallup-Hoy y la reelección con un 68% de rechazo puede explicarse, a pesar de la aparente contradicción. Con todo y disentir de las ejecutorias enarboladas por el Gobierno, incluso de los puntos más luminosos, la gente valora al mandatario como persona, aunque prefiere la institucionalidad como norma para el ejercicio del poder. Esa percepción puede deducirse con ese 65% que dijo estar insatisfecho con el actual modelo político frente a un 31% que lo defiende. Ahora, lo que está por ver es si las expresiones reflejan el verdadero sentir de la población o son un simple desahogo ante los tantos escándalos que ya forman un largo rosario de casos impunes.

No hay que ahondar en un análisis muy riguroso para advertir un sinnúmero de contradicciones en el sentir de la gente que recoge el estudio. El 39% de simpatías que convierte al Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en la organización de más arraigo, choca con la opinión de un 45.7% que plantea la necesidad de un cambio radical “quizás hasta revolucionario”.

Pero llama todavía más la atención el sentir del 58% que dijo preferir que el país sea gobernado por un partido diferente frente al 35 que quiere al PLD. Entre los factores que pueden alimentar tal percepción está la insatisfacción expresada por alrededor de un 70% con las condiciones económicas y sociales.

La valoración del Presidente evidencia la relevancia las figuras. Es así que se explica que a pesar del Partido Revolucionario Moderno (PRM) captar tan solo un 22% de simpatías, el precandidato Luis Abinader fuera considerado la mejor alternativa para gobernar a partir de las próximas elecciones, con un 21%, frente a un 17 del actual mandatario. Todavía haya influido en la respuesta, pero los encuestados se han expresado al margen de la disputa por la candidatura presidencial que se libra en el PLD entre las fuerzas que promueven la reelección de Medina y la intensa campaña por retornar al poder del expresidente Leonel Fernández.

La fotografía es para analizarla. No se puede pasar por alto el criterio de ese 71% de la población que dice que el crecimiento de la economía solo ha beneficiado a los ricos. Pero tampoco el pesimismo de ese 52.9% que afirma que la economía estará peor cuando esta administración concluya su gestión. Ni el sentir del 68.3 que ve en los crímenes, robos y asaltos el principal problema del país, ni el 34.7 que considera el desempleo.

Tal vez prestando atención a esos problemas, así como a la lucha contra la corrupción y los feminicidios la gente, que tanto valora al Presidente como persona, puede cambiar su percepción sobre la realidad política, económica y social.