Grupo Lifestyle ve falsas noticias sobre evasión



El Grupo Lifestyle Holidays denunció que es víctima de una campaña de difamación en perjuicio de su imagen, partiendo de un proceso legal que, de acuerdo con la empresa, “debe hallar solución en los tribunales y no en la opinión pública”.

La empresa, que dijo genera 4,500 empleos directos en la zona de Puerto Plata, indicó que “versiones tremendistas” en su contra afectan en el exterior a la República Dominicana como destino turístico.
El Grupo se refirió específicamente al anuncio de una audiencia en el Tribunal Superior Administrativo (TSA) para conocer una presunta evasión fiscal por RD$15,000 millones.

Al indicar que ese proceso tan sólo se trata de un amparo de cumplimiento, y que ha solicitado formalmente una certificación al TSA sobre esa especie divulgada “para dejar sentado que las mentiras tienen patas cortas”.

Deploró que sus detractores coloquen en periódicos de otros destinos competidores, como en Cancún, falsos titulares que aluden a una presunta mafia de time sharing (tiempo compartido) en la República Dominicana, haciendo un flaco servicio al país y contribuyendo con la creación de una imagen desfavorable para el turismo dominicano.

Definió como abusiva la campaña de descrédito en su contra y dijo que la misma “es financiada por agentes económicos externos que no han podido echar raíces en la República Dominicana y han fracasado por sus malos negocios y peores prácticas”.

Dijo que buscan “crear una percepción distorsionada con la esperanza de influir en los tribunales, algo que no sucederá porque la verdad y la fuerza de las pruebas habrán de imponerse”.

Expresó que en siete ocasiones, en distintos aspectos de la litis, la empresa ha sido favorecida por la justicia, como la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia de Puerto Plata y la Primera y la Tercera Sala del TSA.

UN APUNTE

Campaña
El Grupo Lifestyle Holidays dijo que la campaña en su contra es financiada por agentes económicos externos que no han podido echar raíces en la República Dominicana y han fracasado por sus malos negocios y peores prácticas.