Pulsaciones

Huelga ADP: Mal olor

Huelga ADP: Mal olor

Un paro de 24 horas en San Francisco de Macorís y otro de maestros al día siguiente en Santiago pueden ser señales de que el panorama se descompone para el Gobierno.

Aunque ambos movimientos transcurrieron sin incidentes ni alteración del orden público no se puede soslayar el respaldo con que contaron.

En San Francisco de Macorís el comercio, el transporte y los centros escolares acogieron el llamado a paralizar las actividades hecho por organizaciones populares en demanda de la construcción de obras acordadas con el Gobierno.

En Santiago, todos los centros educativos acogieron el llamado de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) de suspender la docencia en demanda de la designación de profesores y que cesen supuestos abusos que atribuyen al Ministerio de Educación.

Si las huelgas tienen sus ingredientes políticos el Gobierno tendrá que revisarse porque no las tiene todas consigo. No se ha hablado de otras huelgas, pero tampoco se puede descartar un movimiento en cadena, como ha ocurrido en otras ocasiones.

El paro de los profesores es censurable, porque no hay que interrumpir la docencia para demandas que se pueden canalizar por otra vía. Pero es extraño que hasta los propios miembros del PRM respaldaran el movimiento, como es fácil de advertir. El malestar que plantean los movimientos no es para ignorarse.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos