Articulistas

Inflación mundial

Inflación mundial

Gloria Marranzini

A poco menos de dos años de haberse revelado la inminente amenaza para el mundo de las infecciones por covid-19, han sido incontables los retos que como seres humanos hemos tenido que enfrentar y superar, sin que hasta el día de hoy podamos hablar de este fenómeno en tiempo pasado. 

A pesar de que aún tenemos grandes desafíos por delante, podríamos atrevernos a decir que en el sector salud los investigadores y expertos en medicina han descubierto la manera más efectiva de controlar los contagios y reducir de forma importante la pérdida de vidas, que ha sido lo más relevante.   Pero los efectos colaterales de esta pandemia son incalculables. 

En el ámbito económico actual, una de las secuelas más inesperadas e indeseadas es la subida, casi exagerada, en los precios de un gran número de artículos de consumo y servicios de primera necesidad. 

Este problema no es exclusivo de RD, ya que en casi todos los países de la región latinoamericana los precios de los alimentos básicos, medicamentos, bebidas, medios de transporte, electricidad y otros se han disparado a niveles insostenibles, impulsados tanto por factores globales como endógenos de cada país.   Esto en medio de una todavía preocupante tasa de desempleo y aumento de los niveles de pobreza.

Como mencionó hace unos días la periodista Isabella Cota, de El País, de España, la inflación nos ha pegado muy fuerte a todos «como un impuesto adicional que no necesitó de aprobación legislativa».  Nada más cierto.  El repunte de la economía mundial, combinado con los confinamientos intermitentes y las interrupciones y retrasos en la cadena de suministros en los momentos más críticos de la pandemia han generado esta tendencia.

Por: Gloria Marranzini [email protected]

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos