Articulistas

Interior y Policía

Interior y Policía

RAFAEL SANTOS

En los últimos meses, las crónicas de los diferentes medios, les han venido informando al país, de lo que podríamos llamar, el recrudecimiento de la delincuencia y la violencia.

Muchos les han endilgado dicho fenómeno, a la falta de una política más inteligente por parte del organismo, que para estos fines tiene la más grande de las responsabilidades, como lo es el, Ministerio de Interior y Policía.

No pasan 48 horas sin que los grandes titulares de los medios no traigan esos hechos que dejan huérfanos y laceran con punzadas emocionales a una colectividad que cautiva observa el triste panorama en el que lastimosamente se desenvuelve una parte importante del país.

A juzgar por lo que ha externado el Ministro de Interior, Jesús Vásquez Martínez, la institución se moderniza.

Sin embargo, la población no quieres más teorías sino prácticas humanizantes que puedan devolverle un poco de sosiego a la nación. Los hechos delictivos y la violencia aumentan, mientras la sociedad dominicana pierde poco a poco su capacidad de asombro, elemento este muy, pero muy peligroso tanto para las presentes como para las futuras generaciones.

Si de verdad quieren disminuir la violencia y la delincuencia, principalmente en nuestros sectores populares, lo primero es, que debemos todos, gobernantes y gobernados admitir que desde hace más de 20 años, hemos teorizado lo bastante como para continuar con los mismos discursos y planes o estrategias fallidas, en donde cientos o miles de millones de pesos se han gastado para presentar una realidad que no existe.

Se han traído y se continúan exportando a «cerebros» o “gurúes”, «genios» «sabelotodo» «iluminados» que muy poco, por no decir que nada saben de nuestra idiosincrasia o cultura, y a los cuales se les pagan millonarias sumas por teorizar y presentar cuadros estadísticos muy llamativos y que, como indios con los espejos aquellos, nos toman y nos continúan tomando por tontos útiles. ! ¡Basta ya!, el problema.

Rafael Santos

Rafael Santos