¿Qué Pasa?

“La dinastía Rosario” Un buen concierto, pero…

“La dinastía Rosario”  Un buen concierto, pero…

“La Dinastía Rosario”, concierto realizado el pasado sábado en el Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto, para conmemorar los 40 años de la carrera artística de la agrupación Los Hermanos Rosario se vio afectado por problemas de sonido.

En un recinto lleno a capacidad se entendía poco lo que los artistas interpretaban, debido a la fallida estrategia de colocar la tarima al fondo de la media naranja para recibir más público.

Las canciones se identificaban por su ritmo, pero se dificultaba escuchar las voces de sus intérpretes.

Un escenario compuesto por 16 pantallas led, luces, un cuerpo de baile impecable y un recinto lleno a toda capacidad recibió a Los Hermanos Rosario que puso a bailar a los miles de asistentes que se dieron cita en el lugar desafiando las condiciones del tiempo.

El concierto que tenía previsto iniciar a las 8:30 de la noche, empezó con una hora y media de retraso, cuando Rafa, Toño, Luis y Tony llegaron a escena en cuatro sillones colgantes.
Iniciaron con un repertorio musical que recorrió las canciones que dieron origen a la orquesta que nació un 1 de mayo en el Ayuntamiento de Higüey.

Las locas y Borrón y cuenta nueva fueron los primeros merengues en poner de pie a los presentes.
“Que felicidad, cuanta gente…”, dijo Rafa, mientras Toño expresó: “gracias por venir, estamos viejos, pero más buenos. Esto empezó en el 1978, hoy 40 años después lo celebramos con ustedes y para ustedes”.

La luna coqueta, Pecadora, Pa’l colmado fueron bailas y cantadas con gran entusiasmo de principio a fin.
Y llegó la hora de los invitados. Los merengueros recibieron a los Ilegales con el Chucuchá y Víctor Manuelle, quien no se marchó del escenario sin antes interpretar su salsa No quería engañarte.

De inmediato Rafa entró con El lunes y un instrumental de unos 10 minutos acomodó al público para recibir a El Galáctico, Toño Rosario, quien montado en una Harley-Davidson presentó una retrospectiva de los temas que lo llevaron a la cima como el favorito del merengue.

En un improvisado bar, donde entre tragos y chanzas, los hermanos narraron algunas de sus andanzas, vivencias y anécdotas de aquellos tiempos inolvidables para ellos, pero que el público no entendían por el problema del sonido.

Seguido por los merengues La voy a olvidadr (Mozo), Esa morena, Me libere, Quiero que me des un like, La cleptómana, Nueva de caja, entre otros.

Llegó el turno para el merenguero Johnny Ventura, quien cantó y bailó Me tiene amarrao, con sus singulares pasos de baile.

El popular bachatero Anthony Santos fue recibido con una gran ovación, y acompañó a los hermanos a rendir un homenaje póstumo a su hermano Pepe Rosario, con la canción Te seguiré queriendo.
El merengue El lápiz puso punto final el concierto “La Dinastía Rosario”, que contó con la producción artística de Alberto Zayas.

EL DATO

Esperaban más

El público recibió con algarabía a Francis Rosario, pero la ex bailarina de Los Hermanos Rosario, hoy devota del cristianismo, no mostró los movimientos de caderas con que tenía acostumbrado al público y se dedicó a enviar saludos al público.

Pedro Castro

Pedro Castro