Actualidad

McKinney asegura en radio y TV dominicana reina sector de comunicación coprológica que emplea chantaje y censura

McKinney asegura en radio y TV dominicana reina sector de comunicación coprológica que emplea chantaje y censura

Santo Domingo. – El periodista Pablo Mckinney manifestó que en los últimos tiempos de la radio y TV dominicana reina una comunicación coprológica, siendo el sicariato mediático y las mediáticas jaurías político-partidarias sus principales derivados.

El también productor y escritor sostuvo en su columna “El bulevar de la vida” que ambos métodos se emplean para chantajear o censurar alguna posición contraria.

“En el caso específico de las jaurías político-partidarias, estas se crean, se toleran y se fomentan desde algunos partidos para provocar la autocensura de cualquier ciudadano, periodista, comunicador, contable o fontanero, que difiera públicamente de sus posiciones y decisiones políticas”, indicó Mckinney en su artículo titulado “La comunicación coprológica: sicariato mediático y mediáticas jaurías político-partidarias”.

Expresó que, a raíz de la falta de formación académica y educación doméstica, en el país es más común ver en ejercicio la libertad de difamación que la libertad de expresión, confirmado a través de los altos ratings de audiencia, likes, seguidores y reproducciones que alcanzan los contenidos insultantes, llenos de morbo y el espectáculo procaz, difundidos actualmente.

“Existen escatológicos comentaristas, sicarios en los medios y mediáticas jaurías político-partidarias porque muchos ciudadanos los prefieren por encima de las demás alternativas, lo que forma parte de nuestra hipocresía social”, agregó.

Indicó que pese a tener la opción de no ver, escuchar o consumir dicho contenido para lograr su censura, la sociedad hace lo contrario, “a mayor vulgaridad y mientras es más grave el insulto, mayor es la audiencia”.

Ante los altos índices alcanzados, Mckinney dijo temer a que la “Dictadura de la Indecencia y la Difamación con Respaldo Popular”, nacida de una comunicación coprológica, continúe afectando a la población pese a que muchos se quejen en los mismos medios que lo difunden.

“No sólo tenemos los partidos que merecemos, también tenemos el tipo de comunicación que hemos decidido consumir”, precisó.

El Nacional