Cójanlo

Mensaje vacío

Mensaje vacío

Pedir al liderazgo haitiano que deponga sus diferencias y se una por el interés del país es lo mismo que nada. Una simple pérdida de tiempo o un mensaje vacío.

Son muchos los años que tienen los haitianos en una confrontación que solo ha contribuido a deteriorar más sus precarias condiciones de vida.

A las élites la suerte o el bienestar de sus conciudadanos les importa muy poco, si es que les importa algo. Las Naciones Unidas, que ha decidido permanecer otro año en Haití, sabe que las exhortaciones no tienen el menor efecto en un país aguijoneado por el hambre, la inseguridad y la inestabilidad política.

Los haitianos saben bien que solo unidos pueden superar esa crisis que los ha sumido en la miseria, pero tal parece que es lo que menos les importa.

Si Naciones Unidas quiere que Haití avance, entonces tiene que trabajar más de cerca con las autoridades y sus líderes políticos.

La supervivencia de los haitianos está por encima de cualquier principio internacional, que por demás siempre se respetan o aplican a conveniencia. Ahora mismo Haití tiene en las pandillas uno de sus principales retos, sin capacidad para enfrentarlo.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos