Béisbol

Muere el ex dirigente Del Crandall a los 91 años

Muere el ex dirigente Del Crandall a los 91 años

MILWAUKEE – El ex receptor y manager Del Crandall, quien fue el último jugador vivo de los Bravos de Boston y 11 veces All-Star de la Liga Nacional después de que esa franquicia se mudó a Milwaukee, y quien como dirigente de los Cerveceros de Milwaukee en 1974 instaló en su equipo a Robin Yount de 18 años en el campo corto el Día Inaugural – ha muerto. Tenía 91 años.

Crandall jugó partes de 16 temporadas con los Bravos, Gigantes, Piratas e Indios de 1949 a 1966, con una ausencia de dos años a principios de la década de 1950, cuando Crandall sirvió en el Ejército de los Estados Unidos. Conectó al menos 15 jonrones en ocho temporadas, ganó cuatro Premios Guantes de Oro y desarrolló una reputación como uno de los receptores más inteligentes del juego antes de continuar su carrera como dirigente en las Ligas Menores y luego en las Grandes Ligas con los Cerveceros. (1972-75) y Marineros (1983-84).  

«Con Del, usaste la palabra ‘maestra'», dijo Yount al escuchar la noticia. “Estaba en su mejor momento con jugadores jóvenes. Disfrutaba ayudando a los jugadores jóvenes a progresar en nuestras carreras».  

Crandall falleció en su casa en el sur de California el miércoles por la tarde después de una larga batalla con la enfermedad de Parkinson, una enfermedad cardíaca y una serie de accidentes cerebrovasculares, escribió su hijo, Jeff, en Facebook.  

“Era un esposo, padre y líder increíble”, dijo Jeff Crandall.  

«Papá estuvo en un hospicio durante una semana y media, y era un hombre tan fuerte, un hombre duro, que se tomó su tiempo», dijo otro hijo, Bill Crandall. “Entonces, de repente, terminó. Toda la familia estaba a su alrededor cuando falleció, y realmente fue una experiencia hermosa. Tendremos nuestros momentos, pero papá nos dio muchas herramientas para lidiar con cosas como esta».  

En 1949, Crandall fue llamado a Boston a mediados de junio, poco después de cumplir 19 años, y se convirtió en el receptor titular más joven en la historia de las Grandes Ligas, bateando .300 en sus primeros 15 juegos para consolidar su lugar. Luego terminó segundo detrás del lanzador de los Dodgers, Don Newcombe, en la votación del Premio al Novato del Año de la Liga Nacional. Cuando la franquicia se mudó abruptamente a Milwaukee en 1953, Crandall, de regreso del servicio militar, siguió adelante y bateó .272 con 15 jonrones y 51 carreras impulsadas para formar parte de su primer equipo All-Star. Desde ese momento, hubo múltiples Juegos de Estrellas, y Crandall llegó al equipo 11 veces en ocho temporadas diferentes durante un lapso de 10 años.  

Atrapó más de 2.400 entradas del miembro del Salón de la Fama Warren Spahn a lo largo de los años, incluida la mayor parte de 1957, cuando Spahn ganó su único premio Cy Young de la Liga Nacional y los Bravos ganaron el primer y único campeonato de la Serie Mundial de Milwaukee hasta la fecha. Crandall se fue de 4-2 con un jonrón y atrapó las nueve entradas en la victoria de los Bravos por 5-0 sobre los Yankees en el Juego 7 para hacerse con el título del 57.  

“Era un profesional dedicado y testarudo”, dijo Bill Crandall. “Trabajó duro en su oficio. Dicen que Roy Campanella estuvo mejor a la defensiva, pero he leído artículos de personas que disputarían eso y dicen que papá fue el mejor receptor defensivo que jugó. Ciertamente estuvo allí. Está al borde del Salón de la Fama si hubiera bateado mejor, pero lo que hizo fue mejorar a sus lanzadores. Lew Burdette le atribuyó a papá que su carrera fue mejor gracias a él».  

El manager de los Reales, Mike Matheny, sobre Del Crandall: “Sí, qué regalo. No tenía idea en ese momento, reclutado por Milwaukee, acababa de dejar el cuidado de [el entrenador de la Universidad de Michigan] Bill Freehan, otro receptor increíble y maestro y mentor increíble, y luego me pusieron bajo el cuidado de Del Crandall. Este tipo era un maestro relacional tan bueno desde la perspectiva del receptor como lo he sido nunca. Obviamente mucha experiencia como entrenador, pero una larga carrera como receptor.  

«Tenía el don de estar al día, y entendió, aunque había una gran diferencia de edad, pudo entender dónde estábamos en la vida. Podía relacionarse con jugadores más jóvenes. Fue implacable en su trabajo. Nos venció, pero luego siempre nos edificaba. Fue un regalo tenerlo, como un jugador muy joven que acababa de ingresar a las Ligas Menores, lo que parecía ser un receptor profesional. Cosas en el campo, cosas fuera del campo, cómo trabajé y me preparé. Él tiene una huella de por vida en mi vida».  

Después de su carrera como jugador, Crandall se convirtió en entrenador de la cadena de ligas menores de Milwaukee en 1971, y fue ascendido a las Grandes Ligas a mediados de la temporada ’72 para ser capataz de un equipo que terminó en último lugar. En virtud de eso, los Cerveceros tenían la primera selección general en el Draft de la MLB del año siguiente, y eligieron a un torpedero enjuto de Woodland Hills, California, llamado Yount, quien jugó 64 partidos en las Ligas Menores ese verano.  

En el siguiente entrenamiento de primavera, en el 74, se esperaba que los Cerveceros entraran en la temporada con Tim Johnson como campo corto. Crandall tuvo otra idea.  

“Dijo: ‘Buddy, vamos a iniciar al chico en el campo corto’”, dijo al entonces propietario de los Cerveceros, Bud Selig. “Pensé que estaba hablando de Tim Johnson. Nunca lo olvidaré. Aproximadamente 20 minutos después, dice: ‘Me refiero a Yount'».  

«Algún día será un gran jugador», le dijo Crandall a Selig.  

Crandall tenía razón. Yount jugó 20 temporadas con el uniforme de los Cerveceros, acumuló 3,142 hits, ganó un par de premios al Jugador Más Valioso de la Liga Americana y fue incluido en Cooperstown.  

«En aquellos días, había muy pocos entrenadores que le hubieran dado a un chico de 18 años la oportunidad de jugar en las Grandes Ligas», dijo Yount. «Con la presión que sienten los dirigentes para ganar -no necesariamente que se esperaba que los Cerveceros ganaran cualquier tipo de campeonato en esa etapa de sus primeros días, pero seamos sinceros, cualquiera que dirija un equipo, siente la presión de ganar algunos juegos. Solo sé que estuve en el lugar correcto en el momento correcto.  

«Tuve a alguien que no tenía miedo de tirar al medio a un joven de 18 años y ver qué pasaba, ¿sabes? Incluso si eso lo hacía quedar mal, él estuvo dispuesto a correr ese riesgo. Lo hizo por mí y fui el beneficiario de su actitud de que tal vez un muchachito puede hacer esto.  

«En ese sentido, sin Del Crandall en esa posición, es muy probable que no hubiera tenido esa oportunidad tan pronto».  

Crandall apareció en la boleta del Salón de la Fama cuatro veces, superando el 3.9 por ciento de los votos en su primer año de elegibilidad en 1976. Es honrado en American Family Field como miembro del Muro de Honor de los Bravos de Milwaukee.  

Es el segundo miembro del equipo campeón de la Serie Mundial de 1957 de los Bravos en fallecer en 2021 después de que el miembro del Salón de la Fama Hank Aaron muriera en enero.  

A Crandall le sobreviven seis hijos, 11 nietos y ocho bisnietos, y otro en camino. Los servicios fúnebres están pendientes, dijo Bill Crandall.  

Traducción por ROOSEVELT COMARAZAMY  

comarazamy_medina@hotmail.com  

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos