Muerte y destrucción por fuegos forestales en Australia

PÁGINA 25


Los fuegos forestales en Australia han causado decenas de muertes de personas, miles de casas destruidas o dañadas, millones de hectáreas se han quemado y millones de animales han sido afectados por los incendios durante el pasado año y el inicio de este.
Origen de los incendios

Estos incendios son causados por el clima cálido y seco del verano australiano, lo que propicia el inicio y propagación de los fuegos, facilitando año tras año una temporada donde prolifera este fenómeno.
Durante el año pasado y el inicio de este Australia ha vivido una de sus peores sequías en décadas, y una ola calor que en diciembre rompió récord como la temperatura promedio más alta.

Los fuertes vientos también han provocado que los incendios y el humo se propaguen a gran velocidad. En este periodo las condiciones han sido inusualmente severas.

Los expertos dicen que el cambio climático ha empeorado el alcance y el impacto de los desastres naturales como incendios e inundaciones.

Fuegos actuales

En la actualidad, Australia es devastada por los peores incendios forestales registrados en décadas. Ha habido incendios en todos los estados, pero Nueva Gales del Sur ha sido el más afectado.
Algunas ciudades grandes del país, como Melbourne y Sydney, han recibido importantes daños en edificios y humaredas que han cubierto centros urbanos.

Hay incendios que comienzan y han sido sofocados en cuestión de días, pero lamentablemente los mayores fuegos han ardido durante meses. En Nueva Gales del Sur, más de 100 incendios continúan azotando la zona.

Los daños
Los daños más graves en las estructuras se han producido en el estado de Nueva Gales del Sur, el más poblado del país. Aquí más de 20 mil casas han sido destruidas o afectadas.

En total, se han quemado más de 7,3 millones de hectáreas en los seis estados de australianos. La zona quemada cubre un área mayor que la conformada por Bélgica y Dinamarca juntos.

Hasta el momento se estiman en unas 26 personas las que han muerto en el país, incluyendo varios bomberos voluntarios.

Se calcula que unos mil millones de animales fueron afectados por los incendios.
Casi un tercio de los koalas en Nueva Gales del Sur pueden haber muerto en los fuegos, y un tercio de su hábitat ha sido destruido, según Sussan Ley, ministro federal de Medio Ambiente.

A comienzos de enero, el estado de Victoria declaró estado de desastre, y Nueva Gales del Sur declaró estado de emergencia.

Las autoridades
Luchan por contener los incendios con la ayuda de bomberos de otros países, entre los que están: Estados Unidos, Canadá y Nueva Zelandia.

Mal augurio
Las temperaturas en Australia suelen alcanzar su punto máximo en enero y febrero, lo que significa que pueden pasar meses antes de que los incendios sean apagados.