Articulistas Opinión

Muertes neonatales

Muertes neonatales

Ernesto Guerrero

Es penoso la muerte de tantos bebés, en la maternidad de Los Mina. No obstante, es un problema donde convergen múltiples causas, y la estrategia de despido y contrato ad nauseam solo funciona para tranquilizar a la población y a los políticos de oposición, hasta que llegue la próxima epidemia de muertes con nuevos despidos y sus contratos correspondientes.

Muchas infecciones neonatales se producen durante la gestación y/o los primeros días de nacimiento y en ocasiones están asociadas a la atención en salud ya que son adquiridas mientras reciben tratamiento en el hospital (nosocomiales). Los prematuros y todos los que están en cuidados intensivos son los más vulnerables.

Factores ambientales, múltiples procedimientos invasivos, falta de higiene y control de temperatura contribuyen significativamente en la aparición de infecciones graves como: Sepsis neonatal, neumonía y meningitis.
En un hospital donde se reciben mas de 2000 infantes al año, es natural que alguno de ellos pueda estar infectado, lamentablemente en ausencia de estudios epidemiológicos se culpa a las mujeres migrantes que traen sus niños de afuera.

Es obvio se quería ocultar información. Los hechos ocurrieron en la 2da semana de febrero, y ahora es que se sabe por una denuncia de Nuria. Con el agravante de restarle semanas de gestación a los productos, llevándolos a las 26 semanas, donde las posibilidades de muertes son más altas, buscando la forma de “amortiguar” el peso de las mismas.
En adición a la poca inversión que hace el estado en los hospitales, es una mala práctica nombrar médicos por compromiso político o con nombre en especialidades, pero sin ningún conocimiento gerencial, a pesar de que, desde antes de la ley general de salud, el reglamento hospitalario manda que los directores tengan estudios en este sentido.

Para prevenir las infecciones asociadas a la atención en salud, lo más importante es cumplir con prácticas de higiene rigurosas, como el lavado de manos y desinfección de equipos médicos, además reducir la exposición de los recién nacidos limitando las visitas de familiares y amigos y mantener bajo control la temperatura y humedad del entorno.
Es igualmente importante la vigilancia y monitoreo de las infecciones. (Reportes epidemiológicos, entrega de guardia). Esperemos que esta desdicha sirva de motivación para mejorar la calidad de atención en las unidades neonatales de todo el país.