Articulistas

No basta

No basta

Manuel Fermín

El presidente Abinader en varios escenarios internacionales y en el país -haciendo abstracción de su promesa de campaña de ordenar la migración haitiana y a la vez aplicar la repatriación masiva de los ilegales- ha organizado un discurso para llamar la atención de la comunidad internacional de los problemas graves de gobernabilidad que padece Haití, país vecino nuestro,pero el más lejano de los cercanos.

Sin embargo, la dialéctica que aplica no nos sirve para nada porque él plantea que “República Dominicana no es la solución al problema haitiano”, pero, ya somos la “solución” pues el problema se acrecienta porque cada día se incrementan los flujos y asentamientos de familias haitianas en suelo dominicano.

Sólo la repatriación masiva aplicada con rigor puede cerrar el cada día más grande abismo en la seguridad del pueblo dominicano, y que está comprobado que reaccionan los intereses geopolíticos que apuestan por nuestro territorio para acoger esa desgracia regional, pero cuando alcen sus voces contra nosotros podamos defendernos de tan flagrante violación.

Asimismo,con la construcción del muro que en su actual diseño no ayudará a cerrar la eterna pugna por la soberanía y la definición fronteriza, su seguridad e inviolabilidad, y como recurso para solucionar los constantes conflictos en un camino histórico que ha llevado a innumerables enfrentamientos.

El muro debe tener un diseño disuasivo y no aduanal para favorecer las finanzas haitianas.Indefectiblemente el Gobierno tiene falta de ganas para solucionar de raíz o por lo menos establecer una verdadera política migratoria y lo que ha provocado es toda una parálisis que muestra la incapacidad de aplicar la ley de Migración y que desencadena más flujo de ilegales.

Y para más evidencia el propio presidente Abinader ha establecido todo un colectivo de colaboradores pro-haitianos que juegan a la solución dominicana. El Gobierno debe tener bien presente que los dominicanos, su geografía y su legado histórico son innegociables.

Manuel Fermín

Manuel Fermín