Pulsaciones

Operación Coral: fondo oscuro

Operación Coral: fondo oscuro

La confesión de uno de los imputados en la Operación Coral no solo cuestiona la investigación realizada por el Ministerio Público, sino que lo obligan a profundizar las pesquisas para atar los cabos sueltos.

El mayor de la Policía, Raúl Girón Jiménez, dijo más de lo que las autoridades habían avanzado respecto a la participación de Cestur en la supuesta red de corrupción que dirigía el general Adán Bonino Cáceres Silvestre.

Al director de Cestur, Juan Carlos Torres Robiou, quien puso el cargo a disposición del presidente Luis Abinader y se puso a disposición de los investigadores solo se le relacionó con la operación por los tres mil dólares que pagaba de alquiler por un local en Portillo propiedad de una agencia de Cáceres Silvestre.

Pero Girón Jiménez, en el testimonio que ofreció en el proceso, sindicó a Torres Robiou como parte de la trama de corrupción que además de Cáceres Silvestre involucraba al coronel Rafael Núñez de Aza, la pastora Rossy Guzmán y otros. Intriga que desde el primer momento el Ministerio Público no involucrara en el caso al exdirector de Cestur, quien había sido ratificado en el cargo por el presidente Abinader.

Los señalamientos de Girón Jiménez son tan comprometedores, que además de Torres Robiou, de quien se sospecha que ha gozado de algún tipo de protección, las autoridades tendrán que profundizar las investigaciones porque en el expediente no parece que están todos los que son.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos