Editorial Opinión

Operativo policial

Operativo policial

El mismo día cuando la Policía anunció que a partir del lunes iniciará el operativo “Navidad con Moderación y Responsabilidad 2022”, cuatro atracadores hirieron de gravedad al conductor de un vehículo en Santiago al que despojaron de más de 20 mil dólares y 500 mil pesos, clara señal de que se avecina una confrontación entre autoridades y delincuentes.

Aunque al director de la Policía se le atribuye decir que durante el fin de semana la delincuencia se redujo a cero por el intenso patrullaje que él mismo encabezó, debería precisarse que quizás el oficial se refería a reportes de muertos, porque persistieron las denuncias de atracos y asaltos.

El operativo policial tendría por objetivo “fortalecer la prevención y aumentar los niveles de seguridad”, para lo cual se contaría con el respaldo de otros organismos de seguridad del Estado que tendrían por misión detectar cualquier tipo de incidencia que implique “hechos de violencia, actos de raterismo y otros delitos».

Como lo demuestra el asalto de ayer, durante el cual los cuatro asaltantes dispararon más de diez veces contra el vehículo en el que viajaba Deivi Osvaldo Sarita Ramos, quien resultó gravemente herido, la delincuencia no parece amilanarse ante el anunciado operativo de la Policía.

Para que la ofensiva contra la delincuencia y la criminalidad resulte efectiva se requiere que Policía, Ministerio Público y Orden Judicial cumplan cada cual a cabalidad con sus respectivas responsabilidades de perseguir, apresar, instrumentar expedientes bien sustentados y la imposición de penas severas.

De nada sirve que la Policía envíe a las calles a miles de agentes, si la mayoría de los delincuentes apresados saldrán de nuevo a las calles antes de que pestañee un pollo amparados en disímiles subterfugios jurídicos, corrupción o ambas penas a la vez.

La población está compelida a respaldar el operativo de prevención de crímenes y delitos, para lo cual debería observar un comportamiento apegado a la ley, evitar riesgos innecesarios como el de transitar con dinero a la vista o incurrir en inobservancia en términos de seguridad y moderación.

El incremento desde el lunes del patrullaje policial en calles, avenidas, centros comerciales, barrios y sectores residenciales ayudará a disminuir la comisión de crímenes y delitos, pero lo que se avecina es una fuerte confrontación entre el delito y la ley, que debe tener por resultado el desalojo pleno y absoluto de los delincuentes de las calles para que la ciudadanía disfrute de un merecido sosiego.

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos