Articulistas

Orgullo gay

Orgullo gay

Epidemiólogo Ernesto Guerrero

Junio es el mes en el que la comunidad LGBTQ reafirma sus sentimientos de dignidad y orgullo sobre su orientación sexual y de género; tradicionalmente marginadas y reprimidas. En el país también se conmemora mediante diferentes eventos.

A pesar de que la homosexualidad no es una enfermedad, y que en nuestro país tampoco es ningún delito, las personas con esa orientación son víctimas de agresiones físicas, estigma y discriminación. Desafortunadamente, la “Ley antidiscriminación” no termina de ser aprobada en las cámaras legislativas, por la oposición de sectores recalcitrantes, que se resisten a los cambios.

Tengo amigos que se autodefinen como “no homofóbicos” pero no toleran ver los homosexuales manifestarse públicamente como tal. Prefieren que estos reprimían sus deseos, renuncien a sus derechos y se mantengan ocultos dentro del “closet”; Sentimiento que es compartido y reforzado por algunos lideres religiosos.

¡Hay que empezar con los niños! borrando el mito de que tratar temas de género y orientación sexual son exclusivos de los padres. En nuestras escuelas públicas se debe promover el respeto a la diversidad.  La homosexualidad no es una enfermedad, tampoco es algo que se aprende en la escuela, es una preferencia que se descubre y quiérase o no, en ocasiones a muy temprana edad.

Educar a los niños para que no humillen (bulling) al compañero con expresiones y/o manifestaciones contrarias al sexo asignado. Hacerlos comprender que hay diferentes tipos de familias que no son solamente: papá, mamá, hermano y el perro. Eso no es adoctrinarlos, es mas bien, formar ciudadanos para una sociedad respetuosa, tolerante y no excluyente.

Es deber del padre orientar a sus hijos sobre su comportamiento de acuerdo a su sexo. Sin embargo, cuando el comportamiento es, y continúa siendo diferente al esperado, entonces debemos reconocer nuestros límites durante el proceso de maduración y evitar caer en las llamadas terapias de conversión, que incluyen castigos corporales, exorcismos y tratamientos psiquiátricos que no tienen ningún éxito. 

Los homosexuales no son enfermos ni pecadores, son tus padres, tíos, hermanos hijos, amigos, etc. que tienen una orientación sexual diferente a la tuya. Los que se sientan orgullosos de esa condición que asistan a la  XV caravana del orgullo gay, el domingo 26 de junio que partirá desde el área monumental en Santiago.

Ernesto Guerrero

Ernesto Guerrero