Semana

Pacto fiscal versus reforma fiscal

Pacto fiscal versus reforma fiscal

Luis Abinader

Santo Domingo.- Antes de iniciar los conversatorios en el escenario del Consejo Económico y Social (CES), que es donde por ley debe tratarse todo lo concerniente a un cambio de paradigma fiscal, es menester cuantificar primero el monto que el Gobierno requiere para normalizar su desempeño económico.

Segundo, cuánto es el déficit que acusa el Gobierno, para proseguir sin inconvenientes sus compromisos sociales, cargas fijas y amortización de los intereses a pagar por la deuda externa, y partiendo de esas dos coordenadas, entonces proceder, en conversatorio amplio y sincero con el sector empresarial y sindical, evaluar los requerimientos señalados, pautando las nuevas normativas fiscales.

Esas nuevas normativas fiscales deberán consensuar el universo de un acuerdo o pacto fiscal, en vez de una reforma fiscal, conforme postuló el presidente del Conep, Pedro Brache Álvarez, avalado por Celso Juan Marranzini, presidente de la Asociación de Industrias RD, que parece la estrategia correcta.

Empresarios, sindicalistas y Gobierno, por obligación, tienen que hilar delgado, paciente y sereno, concientizados todos, que todos deben constituirse en parte de la solución, teniendo muy presente que un andamiaje fiscal gravando a los pobres, que son siempre los más en todos los países, y la clase media que dispone de plataformas de protestas determinantes, muy seguro desencadenaría convulsiones sociales, comparados con abril 24 de 1984 sería un retozo.

Te puede interesar:Dice será en el CES vean pacto fiscal

Pronósticos invaluables donde todos perderíamos, empezando por el país, Gobierno, empresarios, gran mayoría preterida más de 4 millones, clase media 2 millones, y sindicalistas.

Y lo que pondría la tapa al pomo de las desgracias colectivas, deviniendo en lo peor, es que serviría de catapulta al PLD para fortalecerse y envalentonarse y volver a presidir el dominio político, con su legado de caos y corrupción nunca vista, colofón de un completo desastre.

Consultando y observando panorama económico de nuestro Gobierno, identifico Presupuesto 2022 escalará a RD$1 billón, 46,280.2 millones. Con ingresos fiscales proyectados para el 2022 por RD$841,485.92 millones. El aumento del gasto en 2022 por RD$977,793.19 millones y el faltante para el 2022 por RD$136,217.27 millones.

Todos los sectores deben hilar delgado y serenos para concertar un pacto fiscal en RD

Esos astronómicos RD$136,217.27 millones es cuanto nuestro Gobierno debe procurar captar, sin menoscabo o detrimento de las grandes mayorías carenciadas y la clase media que nuestro presidente Abinader ha logrado significativo alivio de zozobra y penurias.

Ese faltante de RD$136,217.27 millones es el que la llamada sociedad civil requiere consensuar y acoplar, priorizando cuidar los sectores vulnerables aludidos, evadiendo un inminente estallido social, muy seguro atizado solapadamente por el PLD y el narcotráfico en rol de ganancia de causa, obviando al país y la correcta gobernanza.

Identificar en consecuencia, los sectores que deberán gravar para superar el déficit fiscal, empezando por las economías no esenciales, alcoholes, tabaco, juegos azar (bancas apuestas),Internet, comunicaciones, cheques, patentes colmadones por expendio bebidas alcohólicas, beneficios empresas hasta un límite, y luego gravar, entre otros segmentos no perjudiquen sectores aludidos, en franco proceso recuperación.

Es preciso concienciar a todos los actores actuantes en el pacto fiscal los inconvenientes que asoman en el firmamento económico externo, con aumentos comodities, petróleo superior US$80 barril, cuando la proyección presupuestaria estimó para el 2022 en US$60 barril, aumento espectacular fletes de US$2,000 a US$7,000 desde China a puertos Pacífico USA.

Supresión gasto público con diseño política austeridad, combustibles, viáticos, cambio vehículos Estado más pequeños, volver al “Solo uso oficial”, eliminación corruptos barrilito, cofrecito y exoneraciones vehículos congresual, reducción viajes interior y exterior funcionarios a términos imprescindibles.

Una reforma fiscal que grave a los pobres traería más trastornes que los del 24 de abril de 1984

No es mucho el sacrificio requerido si comparamos los amplios beneficios redituables colectivos, y esa cosmovisión, arrear todos en una misma dirección, todos juntos, Gobierno, empresarios, sindicalistas, las fuerzas vivas de la nación, para todos emerger airosos de esta prueba que exige la compacta unicidad social.

No existe otra alternativa que o todos juntos en un propósito de enorme trascendencia, o separados cortejando el caos y el desiderátum social.

Escojamos.

Por: Ubi Rivas
[email protected]

El Nacional

El Nacional

La Voz de Todos